¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Página 15 de 15. Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Eric Sachs el Vie 26 Oct 2018 - 8:32

@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.
Arrow
lo primero que he pensado cuando lo he visto arriba esta mañana es que habia pasado alguna desgracia.
avatar
Eric Sachs

Mensajes : 50255
Fecha de inscripción : 06/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Eric Sachs el Vie 26 Oct 2018 - 8:32

@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.
Arrow
lo primero que he pensado cuando lo he visto arriba esta mañana es que habia pasado alguna desgracia.
avatar
Eric Sachs

Mensajes : 50255
Fecha de inscripción : 06/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por ruso el Vie 26 Oct 2018 - 8:51

@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.
Arrow
avatar
ruso

Mensajes : 15034
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Jud el Vie 26 Oct 2018 - 8:56

@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.

Arrow Arrow
avatar
Jud

Mensajes : 13416
Fecha de inscripción : 14/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por wakam el Vie 26 Oct 2018 - 8:57

Yo también. Todos, supongo.
avatar
wakam

Mensajes : 51718
Fecha de inscripción : 27/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Godofredo el Vie 26 Oct 2018 - 8:58

Eric dos veces.
avatar
Godofredo

Mensajes : 91390
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Axlferrari el Vie 26 Oct 2018 - 10:03

@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.
Weitzmann adelanta en su libro que la próxima etapa consistirá en un ataque terrorista a una gran ciudad mediante una bomba nuclear o bacteriológica.
avatar
Axlferrari

Mensajes : 5752
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por atila el Vie 26 Oct 2018 - 10:06

@Godofredo escribió:Eric dos veces.

Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing

n10
avatar
atila

Mensajes : 18873
Fecha de inscripción : 20/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Mr. Integrity el Vie 26 Oct 2018 - 10:48

@Axlferrari escribió:
@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.
Weitzmann adelanta en su libro que la próxima etapa consistirá en un ataque terrorista a una gran ciudad mediante una bomba nuclear o bacteriológica.

Helado
avatar
Mr. Integrity

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 14/02/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Jurek el Vie 26 Oct 2018 - 12:28

@Mr. Integrity escribió:
@Axlferrari escribió:
@Boohan escribió:Cuando veo este topic arriba me acojono.
Weitzmann adelanta en su libro que la próxima etapa consistirá en un ataque terrorista a una gran ciudad mediante una bomba nuclear o bacteriológica.

Helado

Desde el 11 de septiembre y su posterior reacción en Afganistán e Iraq es algo que siempre he esperado.

Respecto al libro, sin haberlo leido, da la sensación de que se centra en el antisemitismo cuando el problema en Francia, y en general, es otro muchísimo mayor. Hablar del personajillo Dieudonné M'bala M'bala es fijarse en una parte del todo.
avatar
Jurek

Mensajes : 4622
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Jurek el Sáb 27 Oct 2018 - 17:35

avatar
Jurek

Mensajes : 4622
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Maniac el Dom 28 Oct 2018 - 1:21


Un neonazi mata al menos a 11 personas en una sinagoga en Pittsburgh .

Esto de tener que ser testigo cada día de como los políticos, para proteger los grandes negocios, alimentan el odio de los imbéciles para facilitar sus movimientos, es de las peores cosas de todo lo que tenemos que vivir solo por existir en esta mierda de mundo.
avatar
Maniac

Mensajes : 39656
Fecha de inscripción : 24/03/2008

http://www.maniactshirts.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Mr. Integrity el Dom 28 Oct 2018 - 2:15

@Maniac escribió:

Un neonazi mata al menos a 11 personas en una sinagoga en Pittsburgh .  

Esto de tener que ser testigo cada día de como los políticos, para proteger los grandes negocios, alimentan el odio de los imbéciles para facilitar sus movimientos, es de las peores cosas de todo lo que tenemos que vivir solo por existir en esta mierda de mundo.

He estado en Pittsburgh varias veces (mi ex es de allí), y no he visto ciudad más abierta y llena de gente de todos los colores y sabores. Puta mierda de locos joder, la mayoría de la gente solo quiere vivir y estar tranquila, ostia.
avatar
Mr. Integrity

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 14/02/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Jurek el Dom 28 Oct 2018 - 3:13

@Mr. Integrity escribió:
@Maniac escribió:

Un neonazi mata al menos a 11 personas en una sinagoga en Pittsburgh .  

Esto de tener que ser testigo cada día de como los políticos, para proteger los grandes negocios, alimentan el odio de los imbéciles para facilitar sus movimientos, es de las peores cosas de todo lo que tenemos que vivir solo por existir en esta mierda de mundo.

He estado en Pittsburgh varias veces (mi ex es de allí), y no he visto ciudad más abierta y llena de gente de todos los colores y sabores. Puta mierda de locos joder, la mayoría de la gente solo quiere vivir y estar tranquila, ostia.

Desde la distancia, y sin conocer esa ciudad, se ve como "normal" que un pirado cuyas meninges hayan sucumbido a las mil mierdas que se cuentan en determinados medios. Como el de los paquetes-bomba, apuesto que también era simpatizante de Trump al que le ha faltado tiempo para hablar de pena de muerte y que si alguien en la sinagoga hubiera estado armado, esto no pasa. Muy yanqui todo el pack.
avatar
Jurek

Mensajes : 4622
Fecha de inscripción : 03/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Axlferrari el Sáb 10 Nov 2018 - 8:52

Marc Weitzmann acaba de publicar un buen artículo sobre el último libro del gran especialista del mundo árabe Gilles Kepel.

Lo pongo aquí dentro de un rato.
avatar
Axlferrari

Mensajes : 5752
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Axlferrari el Sáb 10 Nov 2018 - 10:24

Tres años después de la polémica con Olivier Roy sobre el análisis del yihadismo, Gilles Kepel publica un nuevo ensayo sobre los orígenes geopolíticos, en Oriente medio, de las crisis del islam contemporáneo. Marc Weitzmann recuerda las divergencias fundamentales entre los dos politólogos y analiza el nuevo ensayo de Gilles Kepel, Sortir du chaos ("Salir del caos").





Prehistorias del terror islamista


¿ Qué es lo que motiva la entrada de un individuo en el yihad ?
¿ Una revuelta radical alimentada por la injusticia social que encuentra su traducción en una deriva sectaria de la fe musulmana ? ¿ O la adhesión a un islam político de inspiración salafista ?

Desde los ataques sincronizados del 13 de noviembre de 2015, ese falso dilema que socava el debate sobre la violencia terrorista y hace casi imposible toda discusión racional sobre el lugar de la religión, sobre la "islamofobia" y sobre el antisemitismo está encarnado en las figuras antagonistas de dos investigadores, Olivier Roy y Gilles Kepel. En un artículo publicado en Le Monde una semana después de las masacres del Bataclan, Olivier Roy expuso su tesis a través de una frase impactante según la cual no estamos asistiendo a "la radicalización del islam sino a la islamización de la radicalidad" : una revuelta "generacional y nihilista" que toma su lenguaje en el Corán pero para deformarlo.

La violencia nihilista y yihadista es, según Olivier Roy, la consecuencia de la aculturación propia de la modernidad occidental. "Cuando vemos aparecer un halal McDonald's o un Mecca Cola, ¿ quién ha vencido ? ¿ La sharia o el fast-food ?", se preguntaba en La Santa Ignorancia, su libro esencial sobre el tema. Esa dinámica que destruye las estructuras de las sociedades tradicionales y pone a la religión en crisis produce generaciones "aculturadas", en busca de una identidad, que se convierten en presas ideales para los predicadores sectarios de todas las obediencias. Desde ese punto de vista, no hay ninguna diferencia entre un aprendiz terrorista "musulmán" y el supremacista blanco Anders Breivik que asesinó en Noruega a 79 personas en 2010 en nombre de las cruzadas. No habría por lo tanto ninguna especificidad "musulmana" en lo que está pasando en Francia desde principios de los años 2010. Luchar contra el yihadismo, según Olivier Roy, implica al contrario apoyar el mensaje de las "religiones auténticas", en este caso, del "islam auténtico", y por consiguiente, combatir la visión francesa demasiado restrictiva en materia de laicidad, ese producto de la modernidad que favorece el nihilismo. Como vamos a verlo, esa postura condujo al politólogo en 2012 a sostener sin moderación la tesis según la cual Mohamed Merah era un "lobo solitario" y a atacar en 2016 al escritor Kamel Daoud cuando éste mencionaba la frustración sexual en las sociedades musulmanas como causa de las agresiones sexuales en Colonia.

De forma opuesta, Gilles Kepel considera que hay que tomar el islam como puntode partida, en particular de la propaganda salafista, para comprender lo que está ocurriendo.


Teoría del lobo solitario

Un año después de los atentados de noviembre de 2015, la disputa se convirtió en personal : Olivier Roy tildó a Gilles Kepel de arribista preocupado por su carrera y fines lucrativos, mientras que Kepel describía la incompetencia de Roy ("no es arabista, y si sumamos su ignorancia de la realidad social con su arrogancia intelectual, el resultado es suicidario").
Consideraciones biográficas alimentan la rivalidad entre los dos investigadores : Olivier Roy es un antiguo militante de la Gauche Prolétarienne, movimiento maoísta fascinado por la lucha armada, y pasó varios meses con los muyahidines afganos que luchaban contra el ejército soviético a principios de los años 1980. Por su lado, Gilles Kepel es un antiguo trotskista que dejó atrás hace tiempo sus ilusiones militantes. Pero la dificultad para entender bien el debate encarnado por los dos hombres también proviene de consideraciones más políticas. Cuando en marzo de 2012, el impacto de los asesinatos de militares y niños judíos en Toulouse y Montauban despertó la opinión pública sobre la violencia bruta, los servicios de inteligencia de los gobiernos de Nicolas Sarkozy y François Hollande (electo en mayo de aquel año) se encontraron en primera línea.
Gracias a las revelaciones durante el proceso de Abdelkader Merah (hermano de Mohamed Merah) en otoño de 2017, sabemos que Mohamed lejos de ser un lobo solitario hacía parte de una red salafista vinculada a Al-Qaida implantada en el suroeste de Francia desde principios de los años 1990 por antiguos militantes del FIS argelino. También sabemos que el jefe de la DCRI (seguridad interior) Bernard Squarcini mintió sobre ese asunto tres días después de la muerte de Mohamed Merah para tapar los errores de la investigación policial y favorecer la recuperación política que hizo Sarkozy entonces en plena campaña para las presidenciales ("Para hacer lo que hizo, tiene que tener un problema psiquiátrico [...]. Se autoradicalizó en la cárcel, en solitario, leyendo el Corán"). El mismo día, Olivier Roy publicaba en The New York Times un artículo donde decía lo mismo : "Merah no pertenecía a ninguna congregación religiosa, a ningún grupo radical, ni a un movimiento islamista local. Era un pequeño delincuente psicológicamente fragil."

No hay duda alguna que, François Hollande recién llegado al poder, tras ser informado por los servicios de inteligencia, tomó consciencia inmediatamente de la amenaza islamista global que pesaba sobre Francia. Pero el alarmismo acerca de las redes islamistas, si era de rigor en los servicios de inteligencia, no podía aparecer de forma pública ni como programa de gobierno. Así pues, frente al ministro Manuel Valls que encarnaba la línea "dura", François Hollande recurrió al Observatorio de la laicidad creado en 2007 por Jacques Chirac y Dominique de Villepin. En abril de 2013, un año después de su elección, Hollande instaló el Observatorio en el Elíseo, nombró a su cabeza Jean-Louis Bianco, un cacique del Partido socialista, antiguo consejero de François Mitterrand que ya se había encargado de supervisar la fundación de SOS Racisme, y que ahora tenía la misión de adoptar una postura más suave que la de Valls. A finales de año, el gobierno francés firmaba una convención con la antropóloga Dounia Bouzar, convertida al islam. Fundadora del Centro de Prevención contra las Derivas Sectarias vinculadas al islam (CPDSI). Dounia Bouzar es una antigua alumna de Olivier Roy. La convención firmada con el ministerio del Interior convertía al CPDSI en órgano central de prevención contra las salidas hacia el yihad. El centro se encargaba principalmente de casos de conversión al islam y no de lo que ocurría en los barrios periféricos o en las familias musulmanas. Pero su discurso, calcado sobre el de Olivier Roy, permitieron al gobierno de Hollande de considerar el auge del yihadismo en Francia como un fenómeno estrictamente existencial y social que "no tenía nada que ver con el islam".

Ese discurso voló por los aires con los atentados de noviembre de 2015. El terror que se atacaba a "todo el mundo" ya no tenía sentido como lo explicó un superviviente del Bataclan resumiendo el sentir general : "Nunca le reprocharé nada a un pobre chaval palestino que sufre desde su nacimiento de hacerse saltar por los aires y de matarme con él. En cambio lo que ha pasado aquí es una verdadera aberración."

Ante lo que acababa de ocurrir, las agresiones antisemitas que supuestamente no existían en los años 2000 tenían retrospectivamente todo su sentido. La masacre de Charlie Hebdo, la toma de rehenes y los asesinatos del Hyper Casher de la Porte de Vincennes eran "comprensibles", como lo afirmó también un responsable local del Frente Nacional. En cambio, la masacre en las terrazas de los cafés y en el teatro, no lo eran. El contrato con Dounia Bouzar no fue prolongado. La disputa soterrada entre Kepel y Roy apareció a plena luz.
Tres años más tarde ¿ queda algo en pie de las teorías de Olivier Roy ? Prácticamente nada. Y el nuevo libro de Gilles Kepel es el último clavo del ataúd. Después de varios libros dedicados a explorar la situación en Francia que se han convertido en best-sellers (La Fracture, Terreur dans l'Hexagone), Sortir du chaos ("Salir del caos") retoma el problema desde sus orígenes geopolíticos, y el vínculo con las crisis en el seno del islam contemporáneo se hace inevitable. Aunque este nuevo ensayo tiene los mismos defectos que los libros anteriores de Kepel - una ausencia de estructura y un arco narrativo deficiente sobre todo perceptible al final, un lujo de detalles y una ausencia de jerarquización en las informaciones expuestas -, también tiene felizmente las cualidades que destacaban en sus otros libros : un gran conocimiento de lo que trata, una consciencia de los retos estratégicos que permiten comprender el laberinto de Oriente Medio, y un sentido de la historiaque dan puntos de referencia para entender mejor la situación actual.


La cuna de la Guerra fría

Las primeras páginas que relatan la historia del auge de las monarquías del Golfo a través de la renta petrolera, las reacciones de Irán y el papel central de Egipto, son excelentes. Sobre todo, descubrimos hasta qué punto los conflictos actuales están anclados en la guerra fría, hasta qué punto islam y socialismo laico se mezclan en el nacionalismo árabe, y hasta qué punto también, la cuestión judía - y no solo el sionismo - están en el centro de las cuestiones guerreras árabes (en 1988, en los disturbios del hambre en Argelia, los jóvenes manifestantes trataban a los policías de "judíos"). Desde 1956, en el momento de la crisis de Suez y de la guerra entre Israel y Egipto, El Cairo se alinea con la URSS (mientras que Francia y el Reino Unido apoyan Israel). Ese apoyo de la URSS empuja Nasser a instaurar un régimen autoritario en el que "no hay una verdadera separación entre el ámbito de la política y el de la religión" y donde el poder se las ingenia para demostrar "la compatibilidad del islam con la doctrina nacionalista, e incluso socialista oficial". Más lejos, en Siria y en Irak, el partido Baath ha elaborado desde los años 1940 una forma de "socialismo árabe" "no marxista, no cosmopolita" que le condujo a sostener Hitler antes de aliarse con la URSS después de la guerra. Nasser, héroe del nacionalismo árabe, le dio protección y asilo a varios nazis en fuga.


Fatwa y batalla mediática

La orientación socialista de Nasser inauguró la ruptura entre el régimen y los Hermanos musulmanes. Su principal líder, Sayyid Qotb, es ahorcado por el régimen en 1966. Como lo recuerda Kepel, la derrota de Egipto en la Guerra de los Seis Días, un año más tarde, es entonces interpretada por los Hermanos musulmanes como un castigo divino.Tras la muerte de Nasser en 1970, su sucesor, Anwar el-Sadat, prepara una nueva ofensiva contra Israel con consejeros militares soviéticos que están relacionados con la Siria de Hafez al-Asad, padre del actual tirano sanguinario. En 1973, la ofensiva árabe fracasa y se produce entonces el giro imprevisto que cambió el rostro de Occidente : para salvar el honor de los ejércitos de Egipto, Irak y Siria derrotados por el Estado hebreo, las monarquías del Golfo aumentan el precio del barril y crean la crisis petrolera.

El episodio es conocido, pero Gilles Kepel tiene la inteligencia de recordar el sentido político-religioso que tuvo : presionado por los occidentales panicados por la inflación petrolera, Israel aceptó el armisticio y retuvo sus tropas : "Sadat y Asad, escribe Kepel, fueron salvados por los emires. A partir de entonces, las petromonarquías van a consolidar su dominación utilizando su riqueza para financiar la difusión de una ideología rigorista en todo el mundo sunita." Esta operación es facilitada por el hecho de que "la guerra de Yom Kipur" de 1973 también ha sido "la guerra del Ramadán" como lo recuerda el politólogo. El imperativo del ayuno fue levantado por los ulemas egipcios y sirios para permitir que los soldados pudieran alimentarse para combatir. Tuvieron que emitir una fatwa que asimilaba la guerra con Israel a un yihad. A raíz de ese conflicto, las monarquías del Golfo emprendieron la construcción,  por medio de la Liga Islámica Mundial, de gigantescas mezquitas en Egipto para borrar el recuerdo del infiel Nasser. De esta manera, el país se convierte en "el corazón de un nuevo espacio de sentido islámico regional e internacional centrado sobre la península".

El segundo giro imprevisto se produce seis años más tarde con la revolución islámica chiíta en Irán mientras que Arabia Saudita persigue al socialismo hasta en Afganistán apoyando a los talibanes que luchan contra el Ejército rojo. La competencia que nace entonces entre las dos corrientes del islam va a determinar los siguientes acontecimientos. En 1989, escribe Gilles Kepel, es para borrar la victoria sunita contra la URSS en Afganistán que Jomeini, el día antes de la retirada soviética, saturó el espacio mediático con la fatwa que condenaba a muerte Salman Rushdie.

Kepel afirma con mucho acierto que "el acto de fuerza de Jomeini, en la era de los medios de masas, borraba las fronteras tradicionales de la cosmografía musulmana y se anexionaba la totalidad del planeta para su propio imperio jurídico-religioso."
La considerable importancia simbólica de ese cambio en la islamización de las normas y de los valores universales no fue bien comprendida en aquella época, y treinta años después, sigue siendo subestimada. Sin embargo, ha impuesto jurisprudencia y fue reutilizada de forma idéntica en los asuntos de "blasfemia" y en los asesinatos del cineasta Theo Van Gogh en Amsterdam en 2004 y de Charlie Hebdo más tarde. Esa fatwa también convenció a los yihadistas sunitas de la importancia de la batalla mediática. También es en el marco de esa competencia entre Irán y monarquías sunitas que hay que comprender la financiación del FIS argelino por Arabia Saudita en los años 1980, financiación que desembocaría en la guerra civil en Argelia y a la llegada sobre territorio francés de los militantes del FIS y de su brazo armado el GIA a principios de los años 1990. Otra historia empezaba.


Marc Weitzmann
Le Nouveau Magazine Littéraire, nº 11
Noviembre de 2018





Última edición por Axlferrari el Sáb 10 Nov 2018 - 12:58, editado 1 vez
avatar
Axlferrari

Mensajes : 5752
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Requexu el Sáb 10 Nov 2018 - 12:38

@Axlferrari escribió:Tres años después de la polémica con Olivier Roy sobre el análisis del yihadismo, Gilles Kepel publica un nuevo ensayo sobre los orígenes geopolíticos, en Oriente medio, de las crisis del islam contemporáneo. Marc Weitzmann recuerda las divergencias fundamentales entre los dos politólogos y analiza el nuevo ensayo de Gilles Kepel, Sortir du chaos ("Salir del caos").





Prehistorias del terror islamista


¿ Qué es lo que motiva la entrada de un individuo en el yihad ?
¿ Una revuelta radical alimentada por la injusticia social que encuentra su traducción en una deriva sectaria de la fe musulmana ? ¿ O la adhesión a un islam político de inspiración salafista ?

Desde los ataques sincronizados del 13 de noviembre de 2015, ese falso dilema que socava el debate sobre la violencia terrorista y hace casi imposible toda discusión racional sobre el lugar de la religión, sobre la "islamofobia" y sobre el antisemitismo está encarnado en las figuras antagonistas de dos investigadores, Olivier Roy y Gilles Kepel. En un artículo publicado en Le Monde una semana después de las masacres del Bataclan, Olivier Roy expuso su tesis a través de una frase impactante según la cual no estamos asistiendo a "la radicalización del islam sino a la islamización de la radicalidad" : una revuelta "generacional y nihilista" que toma su lenguaje en el Corán pero para deformarlo.

La violencia nihilista y yihadista es, según Olivier Roy, la consecuencia de la aculturación propia de la modernidad occidental. "Cuando vemos aparecer un halal McDonald's o un Mecca Cola, ¿ quién ha vencido ? ¿ La sharia o el fast-food ?", se preguntaba en La Santa Ignorancia, su libro esencial sobre el tema. Esa dinámica que destruye las estructuras de las sociedades tradicionales y pone a la religión en crisis produce generaciones "aculturadas", en busca de una identidad, que se convierten en presas ideales para los predicadores sectarios de todas las obediencias. Desde ese punto de vista, no hay ninguna diferencia entre un aprendiz terrorista "musulmán" y el supremacista blanco Anders Breivik que asesinó en Noruega a 79 personas en 2010 en nombre de las cruzadas. No habría por lo tanto ninguna especificidad "musulmana" en lo que está pasando en Francia desde principios de los años 2010. Luchar contra el yihadismo, según Olivier Roy, implica al contrario apoyar el mensaje de las "religiones auténticas", en este caso, del "islam auténtico", y por consiguiente, combatir la visión francesa demasiado restrictiva en materia de laicidad, ese producto de la modernidad que favorece el nihilismo. Como vamos a verlo, esa postura condujo al politólogo en 2012 a sostener sin moderación la tesis según la cual Mohamed Merah era un "lobo solitario" y a atacar en 2016 al escritor Kamel Daoud cuando éste mencionaba la frustración sexual en las sociedades musulmanas como causa de las agresiones sexuales en Colonia.

De forma opuesta, Gilles Kepel considera que hay que tomar el islam como puntode partida, en particular de la propaganda salafista, para comprender lo que está ocurriendo.


Teoría del lobo solitario

Un año después de los atentados de noviembre de 2015, la disputa se convirtió en personal : Olivier Roy tildó a Gilles Kepel de arribista preocupado por su carrera y fines lucrativos, mientras que Kepel describía la incompetencia de Roy ("no es arabista, y si sumamos su ignorancia de la realidad social con su arrogancia intelectual, el resultado es suicidario").
Consideraciones biográficas alimentan la rivalidad entre los dos investigadores : Olivier Roy es un antiguo militante de la Gauche Prolétarienne, movimiento maoísta fascinado por la lucha armada, y pasó varios meses con los muyahidines afganos que luchaban contra el ejército soviético a principios de los años 1980. Por su lado, Gilles Kepel es un antiguo trotskista que dejó atrás hace tiempo sus ilusiones militantes. Pero la dificultad para entender bien el debate encarnado por los dos hombres también proviene de consideraciones más políticas. Cuando en marzo de 2012, el impacto de los asesinatos de militares y niños judíos en Toulouse y Montauban despertó la opinión pública sobre la violencia bruta, los servicios de inteligencia de los gobiernos de Nicolas Sarkozy y François Hollande (electo en mayo de aquel año) se encontraron en primera línea.
Gracias a las revelaciones durante el proceso de Abdelkader Merah (hermano de Mohamed Merah) en otoño de 2017, sabemos que Mohamed lejos de ser un lobo solitario hacía parte de una red salafista vinculada a Al-Qaida implantada en el suroeste de Francia desde principios de los años 1990 por antiguos militantes del FIS argelino. También sabemos que el jefe de la DCRI (seguridad interior) Bernard Squarcini mintió sobre ese asunto tres días después de la muerte de Mohamed Merah para tapar los errores de la investigación policial y favorecer la recuperación política que hizo Sarkozy entonces en plena campaña para las presidenciales ("Para hacer lo que hizo, tiene que tener un problema psiquiátrico [...]. Se autoradicalizó en la cárcel, en solitario, leyendo el Corán"). El mismo día, Olivier Roy publicaba en The New York Times un artículo donde decía lo mismo : "Merah no pertenecía a ninguna congregación religiosa, a ningún grupo radical, ni a un movimiento islamista local. Era un pequeño delincuente psicológicamente fragil."

No hay duda alguna que, François Hollande recién llegado al poder, tras ser informado por los servicios de inteligencia, tomó consciencia inmediatamente de la amenaza islamista global que pesaba sobre Francia. Pero el alarmismo acerca de las redes islamistas, si era de rigor en los servicios de inteligencia, no podía aparecer de forma pública ni como programa de gobierno. Así pues, frente al ministro Manuel Valls que encarnaba la línea "dura", François Hollande recurrió al Observatorio de la laicidad creado en 2007 por Jacques Chirac y Dominique de Villepin. En abril de 2013, un año después de su elección, Hollande instaló el Observatorio en el Elíseo, nombró a su cabeza Jean-Louis Bianco, un cacique del Partido socialista, antiguo consejero de François Mitterrand que ya se había encargado de supervisar la fundación de SOS Racisme, y que ahora tenía la misión de adoptar una postura más suave que la de Valls. A finales de año, el gobierno francés firmaba una convención con la antropóloga Dounia Bouzar, convertida al islam. Fundadora del Centro de Prevención contra las Derivas Sectarias vinculadas al islam (CPDSI). Dounia Bouzar es una antigua alumna de Olivier Roy. La convención firmada con el ministerio del Interior convertía al CPDSI en órgano central de prevención contra las salidas hacia el yihad. El centro se encargaba principalmente de casos de conversión al islam y no de lo que ocurría en los barrios periféricos o en las familias musulmanas. Pero su discurso, calcado sobre el de Olivier Roy, permitieron al gobierno de Hollande de considerar el auge del yihadismo en Francia como un fenómeno estrictamente existencial y social que "no tenía nada que ver con el islam".

Ese discurso voló por los aires con los atentados de noviembre de 2015. El terror que se atacaba a "todo el mundo" ya no tenía sentido como lo explicó un superviviente del Bataclan resumiendo el sentir general : "Nunca le reprocharé nada a un pobre chaval palestino que sufre desde su nacimiento de hacerse saltar por los aires y de matarme con él. En cambio lo que ha pasado aquí es una verdadera aberración."

Ante lo que acababa de ocurrir, las agresiones antisemitas que supuestamente no existían en los años 2000 tenían retrospectivamente todo su sentido. La masacre de Charlie Hebdo, la toma de rehenes y los asesinatos del Hyper Casher de la Porte de Vincennes eran "comprensibles", como lo afirmó también un responsable local del Frente Nacional. En cambio, la masacre en las terrazas de los cafés y en el teatro, no lo eran. El contrato con Dounia Bouzar no fue prolongado. La disputa soterrada entre Kepel y Roy apareció a plena luz.
Tres años más tarde ¿ queda algo en pie de las teorías de Olivier Roy ? Prácticamente nada. Y el nuevo libro de Gilles Kepel es el último clavo del ataúd. Después de varios libros dedicados a explorar la situación en Francia que se han convertido en best-sellers (La Fracture, Terreur dans l'Hexagone), Sortir du chaos ("Salir del caos") retoma el problema desde sus orígenes geopolíticos, y el vínculo con las crisis en el seno del islam contemporáneo se hace inevitable. Aunque este nuevo ensayo tiene los mismos defectos que los libros anteriores de Kepel - una ausencia de estructura y un arco narrativo deficiente sobre todo perceptible al final, un lujo de detalles y una ausencia de jerarquización en las informaciones expuestas -, también tiene felizmente las cualidades que destacaban en sus otros libros : un gran conocimiento de lo que trata, una consciencia de los retos estratégicos que permiten comprender el laberinto de Oriente Medio, y un sentido de la historiaque dan puntos de referencia para entender mejor la situación actual.


La cuna de la Guerra fría

Las primeras páginas que relatan la historia del auge de las monarquías del Golfo a través de la renta petrolera, las reacciones de Irán y el papel central de Egipto, son excelentes. Sobre todo, descubrimos hasta qué punto los conflictos actuales están anclados en la guerra fría, hasta qué punto islam y socialismo laico se mezclan en el nacionalismo árabe, y hasta qué punto también, la cuestión judía - y no solo el sionismo - están en el centro de las cuestiones guerreras árabes (en 1988, en los disturbios del hambre en Argelia, los jóvenes manifestantes trataban a los policías de "judíos"). Desde 1956, en el momento de la crisis de Suez y de la guerra entre Israel y Egipto, El Cairo se alinea con la URSS (mientras que Francia y el Reino Unido apoyan Israel). Ese apoyo de la URSS empuja Nasser a instaurar un régimen autoritario en el que "no hay una verdadera separación entre el ámbito de la política y el de la religión" y donde el poder se las ingenia para demostrar "la compatibilidad del islam con la doctrina nacionalista, e incluso socialista oficial". Más lejos, en Siria y en Irak, el partido Baath ha elaborado desde los años 1940 una forma de "socialismo árabe" "no marxista, no cosmopolita" que le condujo a sostener Hitler antes de aliarse con la URSS después de la guerra. Nasser, héroe del nacionalismo árabe, le dio protección y asilo a varios nazis en fuga.


Fatwa y batalla mediática

La orientación socialista de Nasser inauguró la ruptura entre el régimen y los Hermanos musulmanes. Su principal líder, Sayyid Qotb, es ahorcado por el régimen en 1966. Como lo recuerda Kepel, la derrota de Egipto en la Guerra de los Seis Días, un año más tarde, es entonces interpretada por los Hermanos musulmanes como un castigo divino.Tras la muerte de Nasser en 1970, su sucesor, Anwar el-Sadat, prepara una nueva ofensiva contra Israel con consejeros militares soviéticos que están relacionados con la Siria de Hafez al-Asad, padre del actual tirano sanguinario. En 1973, la ofensiva árabe fracasa y se produce entonces el giro imprevisto que cambió el rostro de Occidente : para salvar el honor de los ejércitos de Egipto, Irak y Siria derrotados por el Estado hebreo, las monarquías del Golfo aumentan el precio del barril y crean la crisis petrolera.

El episodio es conocido, pero Gilles Kepel tiene la inteligencia de recordar el sentido político-religioso que tuvo : presionado por los occidentales panicados por la inflación petrolera, Israel aceptó el armisticio y retuvo sus tropas : "Sadat y Asad, escribe Kepel, fueron salvados por los emires. A partir de entonces, las petromonarquías van a consolidar su dominación utilizando su riqueza para financiar la difusión de una ideología rigorista en todo el mundo sunita." Esta operación es facilitada por el hecho de que "la guerra de Yom Kipur" de 1973 también ha sido "la guerra del Ramadán" como lo recuerda el politólogo. El imperativo del ayuno fue levantado por los ulemas egipcios y sirios para permitir que los soldados pudieran alimentarse para combatir. Tuvieron que emitir una fatwa que asimilaba la guerra con Israel a un yihad. A raíz de ese conflicto, las monarquías del Golfo emprendieron la construcción,  por medio de la Liga Islámica Mundial, de gigantescas mezquitas en Egipto para borrar el recuerdo del infiel Nasser. De esta manera, el país se convierte en "el corazón de un nuevo espacio de sentido islámico regional e internacional centrado sobre la península".

El segundo giro imprevisto se produce seis años más tarde con la revolución islámica chiíta en Irán mientras que Arabia Saudita persigue al socialismo hasta en Afganistán apoyando a los talibanes que luchan contra el Ejército rojo. La competencia que nace entonces entre las dos corrientes del islam va a determinar los siguientes acontecimientos. En 1989, escribe Gilles Kepel, es para borrar la victoria sunita contra la URSS en Afganistán que Jomeini, el día antes de la retirada soviética, saturó el espacio mediático con la fatwa que condenaba a muerte Salman Rushdie.

Kepel afirma con mucho acierto que "el acto de fuerza de Jomeini, en la era de los medios de masas, borraba las fronteras tradicionales de la cosmografía musulmana y se anexionaba la totalidad del planeta para su propio imperio jurídico-religioso."
La considerable importancia simbólica de ese cambio en la islamización de las normas y de los valores universales no fue bien comprendida en aquella época, y treinta años después, sigue siendo subestimada. Sin embargo, ha impuesto jurisprudencia y fue reutilizada de forma idéntica en los asuntos de "blasfemia" y en los asesinatos del cineasta Theo Van Gogh en Amsterdam en 2004 y de Charlie Hebdo más tarde. Esa fatwa también convenció a los yihadistas sunitas de la importancia de la batalla mediática. También es en el marco de esa competencia entre Irán y monarquías sunitas que hay que comprender la financiación del FIS argelino por Arabia Saudita en los años 1980, financiación que desembocaría en la guerra civil en Argelia y a la llegada sobre territorio francés de los militantes del FIS y de su brazo armado el GIA a principios de los años 1990. Otra historia empezaba.


Marc Weitzmann
Le Nouveau Magazine Littéraire, nº 11
Noviembre de 2018




Las rocas metamórficas (del griego meta, cambio, y morphe, forma, “cambio de forma”) resultan de la transformación de rocas preexistentes que han sufrido ajustes estructurales y mineralógicos bajo ciertas condiciones físicas o químicas, o una combinación de ambas, como son la temperatura, la presión y/o la actividad química de los fluidos agentes del metamorfismo Estos ajustes, impuestos comúnmente bajo la superficie, transforman la roca original sin que pierda su estado sólido generando una roca metamórfica. La roca generada depende de la composición y textura de la roca original, de los agentes del metamorfismo, así como del tiempo en que la roca original estuvo sometida a los efectos del llamado proceso metamórfico. Por la naturaleza de su origen puede haber una gradación completa entre las rocas metamórficas y las ígneas o sedimentarias de las que se formaron. El estudio de estas rocas provee información muy valiosa acerca de procesos geológicos que ocurrieron dentro de la Tierra y sobre su variación a través del tiempo.

Para clasificar una roca metamórfica se debe conocer el tipo de metamorfismo que intervino, el cual puede ser variable ya que depende de los criterios que se tomen como base para diferenciarlo: puede clasificarse desde el punto de vista de la extensión, el ajuste y la causa, valor geológico, aumento o disminución de temperatura, etc., pero es muy usual definir tres principales tipos de metamorfismo según el agente metamórfico predominante: Regional, de Contacto y Dinámico.

Metamorfismo Regional

La mayoría de las rocas metamórficas son resultado de este fenómeno, el cual ocurre en áreas muy grandes que están sometidas a temperaturas, presiones y deformaciones extremas dentro de las porciones más profundas de la corteza; esto hace que sean más visibles a lo largo de las placas tectónicas (Tectónica de Placas), principalmente en la placa convergente donde las rocas se deforman intensamente y se cristalizan durante la convergencia y la subducción, sin embargo, también ocurren en áreas donde las placas divergen. En las rocas de este tipo suele existir una gradación de la intensidad metamórfica según el grado de presión y/o la temperatura a que fueron sometidas, reconocidas por los minerales índice que se hallan presentes.

Metamorfismo de Contacto

Se presenta cuando el calor y los fluidos magmáticos actúan para producir el cambio, es decir, cuando un magma altera la roca circundante debido a la temperatura, causando alteración térmica. La emisión de fluidos calientes en la roca original, lo cual se puede dar debido a una intrusión, contribuye en la formación de nuevos minerales; además, otros factores importantes son la temperatura inicial, el tamaño de la intrusión, así como el contenido del fluido del magma y/o de la roca original. Las temperaturas pueden alcanzar los 900ºC en las partes adyacentes a una intrusión, disminuyendo gradualmente con la distancia, por lo que los efectos de tal calor y las reacciones químicas resultantes suelen tener lugar en zonas concéntricas conocidas como aureolas de contacto.


Metamorfismo Dinámico

Se origina debido a la presión o al esfuerzo cortante dirigido que generalmente es orogénico, por lo que este metamorfismo se asocia en mayor medida con las zonas de falla en las cuales, las rocas están sometidas a grandes presiones diferenciales. Se caracterizan por ser rocas duras, densas, de grano fino, por presentar delgadas laminaciones y por limitarse a estrechas zonas adyacentes a las fallas.



Zonas, grados y facies metamórficas

Las condiciones de temperatura y presión que rigen al metamorfismo están sujetas a variaciones al aumentar la profundidad debajo de la superficie de la tierra.

El término de zonas define a la profundidad alcanzada durante el metamorfismo y se distinguen tres principales: la zona superior o epizona –esfuerzo cortante intenso y baja temperatura general–, la zona intermedia o mesozona –temperatura considerable y presión pronunciada dirigida–, y la zonainferior o catazona –elevadas temperaturas y presiones–.

El grado de metamorfismo cualifica las condiciones relativas del metamorfismo generalmente en términos de temperatura y puede ser subdividido en: muy bajo (entre 100 y 200-250 °C), bajo (entre 200-250 y 400-450 °C), medio (entre 400-450 y 600-650 °C) y alto (más de 600-650 °C).

El concepto de facies metamórficas es un elemento fundamental de la Petrología Metamórfica. Este concepto reemplazó la noción de zonas de profundidad cuando se hizo obvio que las condiciones de temperatura (o grado metamórfico) alcanzadas durante el metamorfismo, no están necesariamente relacionadas con la profundidad a la que ocurre dicho proceso dentro de la tierra. El concepto de facies fue definido por Eskola (1915) y hace referencia a un grupo de rocas metamórficas de cualquier composición que han sido transformadas dentro de ciertos límites amplios de temperatura y presión.

Clasificación

Hay muchos modos de clasificar convenientemente las rocas metamórficas, por ejemplo, se pueden agrupar en amplios tipos litológicos; otros criterios están basados en la textura (donde intervienen las condiciones de presión y temperatura) y la mineralogía, clases químicas, grado de metamorfismo o en el concepto de facies metamórficas. Un método sencillo y práctico consiste en tomar en cuenta el tipo de metamorfismo que originó a las rocas y dividirlas en dos grupos principales según su textura, esto es en foliada y no foliada. A esta ordenación, además, se le puede añadir un tercer grupo de textura: la cataclástica.

Rocas metamórficas foliadas

Son rocas sometidas a calor y presión diferencial durante el metamorfismo que se caracterizan por presentar alineación paralela de minerales, lo cual da a la roca una apariencia de capas o bandas. El tamaño y la forma de los granos minerales en estos casos determinan el tipo de foliación, que puede ir desde fina hasta tosca.



Rocas metamórficas no foliadas

Son rocas en donde los granos minerales no muestran una orientación preferencial distinguible, en lugar de esto, presentan un mosaico de minerales un tanto equidimensionales que son el resultado del metamorfismo de contacto o regional en rocas donde no hay presencia de minerales laminados o alargados.

Rocas metamórficas cataclásticas

Son rocas deformadas por grandes presiones y/o esfuerzos que originan plegamiento, fallamiento, flujo o granulación, producto de un metamorfismo dinámico. Las etapas iniciales de la deformación son expresadas por la granulación del mineral ya que el movimiento intenso continuado, bajo la acción de un esfuerzo, origina el desgaste progresivo de los granos del mineral y de las partículas de la roca.
avatar
Requexu

Mensajes : 8642
Fecha de inscripción : 22/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Infernu el Sáb 10 Nov 2018 - 13:15

Luego decimos...
avatar
Infernu

Mensajes : 11088
Fecha de inscripción : 02/06/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por Axlferrari el Sáb 10 Nov 2018 - 13:21

De lo más lúcido y esclarecedor que se puede leer sobre los orígenes del terrorismo actual. Le pese a quien le pese.
avatar
Axlferrari

Mensajes : 5752
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Aplastamos al radicalismo y lo reducimos a cenizas?

Mensaje por atila el Dom 11 Nov 2018 - 13:02

Rocas metamórficas cataclásticas.

Es EL NOMBRE para un grupo de post rock.
avatar
atila

Mensajes : 18873
Fecha de inscripción : 20/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Página 15 de 15. Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.