Popular 1 ABRIL 2018

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Nashville el Sáb 24 Mar 2018 - 21:56

Jane's Addiction, Billy Howerdel, Chris Robinson, Thunder, Bob Forrest...

A priori me parece interesantísimo pero eso me ha pasado con muchos números de los últimos años y me he aburrido como una ostra.

"No cambia el Popu, cambias tú" que decía The Man.
avatar
Nashville

Mensajes : 18572
Fecha de inscripción : 18/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Nashville el Sáb 24 Mar 2018 - 21:57

Por cierto, un poco de respeto a Bob Forrest, que se vea que estamos en un sitio que distingue el valor artístico por encima de la venta de discos.
avatar
Nashville

Mensajes : 18572
Fecha de inscripción : 18/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Spirit 76 el Sáb 24 Mar 2018 - 23:05

A priori tiene muy buena pinta, lo malo es que cuenten de Jane’s lo de siempre, con las mismas fotos y anécdotas. Todavía guardo el especial de Joan Planes por ahí.
avatar
Spirit 76

Mensajes : 1671
Fecha de inscripción : 26/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por jchico el Dom 25 Mar 2018 - 21:43

Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierba en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!


Última edición por jchico el Vie 20 Abr 2018 - 19:30, editado 1 vez
avatar
jchico

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 27/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por colorista el Lun 26 Mar 2018 - 0:59

Qué bueno, no sabía lo de Death Grips... Coincide que es el grupo actual favorito de mi novia.
avatar
colorista

Mensajes : 5560
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Will Hoge el Lun 26 Mar 2018 - 1:38

La sección de discos se luce este mes. Es por donde siempre empiezo.
Marcos de Lahuería está por todos lados.
El comienzo de su review de Tax the Heat me parece que describe muy bien la relación que tenemos varios con los sonidos clásico y los nuevos.
A la crítica del nuevo disco de Nathaniel Rateliff me parece que se le podría haber sacado un poco mas de jugo.
avatar
Will Hoge

Mensajes : 562
Fecha de inscripción : 28/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por CrackerSoul el Lun 26 Mar 2018 - 1:41

Pregunta para los popuheads ... ¿alguna vez han salido en portada los Marillion de Hogarth? A mí no me suena. De la época Fish sí me suena incluso un especial, pero de la etapa posterior nada de nada.
avatar
CrackerSoul

Mensajes : 10442
Fecha de inscripción : 17/08/2013

http://foroazkenatrap.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Hank el Lun 26 Mar 2018 - 6:28

Will Hoge; you made my day!! 😀😀
avatar
Hank

Mensajes : 57807
Fecha de inscripción : 18/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por modes garcia el Lun 26 Mar 2018 - 20:03





avatar
modes garcia

Mensajes : 15820
Fecha de inscripción : 23/05/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por modes garcia el Lun 26 Mar 2018 - 20:05






tiempos con FISH.
avatar
modes garcia

Mensajes : 15820
Fecha de inscripción : 23/05/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Hank el Lun 26 Mar 2018 - 20:30

grande, Modes, conservo alguno de esos números
avatar
Hank

Mensajes : 57807
Fecha de inscripción : 18/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por CrackerSoul el Lun 26 Mar 2018 - 20:42

modes garcia escribió:




tiempos con FISH.

Pues creo que Hogarth ha hecho muchos méritos para tener al menos una portada.
avatar
CrackerSoul

Mensajes : 10442
Fecha de inscripción : 17/08/2013

http://foroazkenatrap.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por modes garcia el Lun 26 Mar 2018 - 21:19

CrackerSoul escribió:
modes garcia escribió:




tiempos con FISH.

Pues creo que Hogarth ha hecho muchos méritos para tener al menos una portada.


ya sabes cracker, cuestión de gustos, a mi marillion me engancharon con fish, cuando se fué lo lleve fatal, me parecía imposible que la banda sobreviviera sin un vocalista tan carismático, pero con el tiempo me di cuenta que con hogarth seguian siendo una gran banda; tengo muchos discos y los he vistos tres veces en directo. Pero ya sabes, a veces por diferentes motivos unos grupos salen mucho en portada y otros que a nosotros nos encantan, apenas aparecen. A mi me ocurre con UFO (uno de los grupos de mi vida), que se podrian contar con los dedos de una mano y me sobrarian dedos, las veces que ha sido portada de alguna revista española, si me apuras lo ha sido mas schenker en solitario que la banda del platillo volante, no me parece justo, pero asi son las cosas. Reconozco que aunque a mi me guste ufo, siempre venderá mas una portada de metallica, queen o pink floyd (grandes bandas por supuesto), pero tengo que romper una lanza en favor del popu, porque es de largo la revista que más ha arriesgado en su ya dilatada trayectoria con las mecionadas portadas.
avatar
modes garcia

Mensajes : 15820
Fecha de inscripción : 23/05/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por modes garcia el Lun 26 Mar 2018 - 21:23

jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

para muchos de los que vivimos aquellos años son una banda fundamental. Pero respeto a los que no les diga nada.
avatar
modes garcia

Mensajes : 15820
Fecha de inscripción : 23/05/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por favorite 77 el Lun 26 Mar 2018 - 22:18

jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.
avatar
favorite 77

Mensajes : 11437
Fecha de inscripción : 24/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por DoginthePark el Lun 26 Mar 2018 - 22:51

CrackerSoul escribió:Pregunta para los popuheads ... ¿alguna vez han salido en portada los Marillion de Hogarth? A mí no me suena. De la época Fish sí me suena incluso un especial, pero de la etapa posterior nada de nada.

Jamás. Yo me enganché a la banda en la época de "Brave" (al Popu antes) y creo que esa colosal obra no fue ni reseñada. Desde entonces, bastante poca atención, en general.
avatar
DoginthePark

Mensajes : 1020
Fecha de inscripción : 24/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por kaneda el Mar 27 Mar 2018 - 0:13

DoginthePark escribió:
CrackerSoul escribió:Pregunta para los popuheads ... ¿alguna vez han salido en portada los Marillion de Hogarth? A mí no me suena. De la época Fish sí me suena incluso un especial, pero de la etapa posterior nada de nada.

Jamás. Yo me enganché a la banda en la época de "Brave" (al Popu antes) y creo que esa colosal obra no fue ni reseñada. Desde entonces, bastante poca atención, en general.

Alguna reseña les he dedicado en alguna ocasión. Wink
avatar
kaneda

Mensajes : 4263
Fecha de inscripción : 25/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por jchico el Mar 27 Mar 2018 - 7:24

modes garcia escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

para muchos de los que vivimos aquellos años son una banda fundamental. Pero respeto a los que no les diga nada.

Obviamente. De hecho son un grupo tan especial que dudo puedan gustar a medias.
avatar
jchico

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 27/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por jchico el Mar 27 Mar 2018 - 7:33

favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.
avatar
jchico

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 27/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por Adso el Mar 27 Mar 2018 - 13:01

jchico escribió:
favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.

Enorme. Me han entrado ganas de escuchar los 3 primeros discos de Jane's. Y "Pretty hate machine". Y "Natural born killers". Y The Stooges, Led Zeppelin, Siouxsie.

Qué grandes fueron. Qué diferentes y personales. Especiales. Por eso su retorno discográfico no tuvo ningún sentido.
avatar
Adso

Mensajes : 21754
Fecha de inscripción : 03/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por colorista el Mar 27 Mar 2018 - 13:07

jchico escribió:
favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.

Me alegra constatar que no me equivoqué cheers Me reafirmo.
avatar
colorista

Mensajes : 5560
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por jchico el Mar 27 Mar 2018 - 13:37

Adso escribió:
jchico escribió:
favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.

Enorme. Me han entrado ganas de escuchar los 3 primeros discos de Jane's. Y "Pretty hate machine". Y "Natural born killers". Y The Stooges, Led Zeppelin, Siouxsie.

Qué grandes fueron. Qué diferentes y personales. Especiales. Por eso su retorno discográfico no tuvo ningún sentido.

Objetivo cumplido si te han dado ganas de escuchar todo eso en sobredosis. Very Happy
avatar
jchico

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 27/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por jchico el Mar 27 Mar 2018 - 13:40

colorista escribió:
jchico escribió:
favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.

Me alegra constatar que no me equivoqué cheers Me reafirmo.

Jaja, tú y yo ya sabemos la historia detrás. He optado por compartirlo aquí, igual que en Popuheads.
avatar
jchico

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 27/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por colorista el Mar 27 Mar 2018 - 13:49

jchico escribió:
colorista escribió:
jchico escribió:
favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.

Me alegra constatar que no me equivoqué cheers Me reafirmo.

Jaja, tú y yo ya sabemos la historia detrás. He optado por compartirlo aquí, igual que en Popuheads.

Nada malo, en todo caso. Propuse que debías escribir algo ante tal efeméride (por ejemplo algo sobre filmaciones de la época tipo Soul Kiss) y se consideró muy buena idea, sólo que se debía cerrar ya y ni tú ni yo lo sabíamos (yo por lo menos pensaba que sería para Julio/Agosto o Septiembre). Ya habrá más veces.
avatar
colorista

Mensajes : 5560
Fecha de inscripción : 26/05/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Popular 1 ABRIL 2018

Mensaje por jchico el Mar 27 Mar 2018 - 13:52

colorista escribió:
jchico escribió:
colorista escribió:
jchico escribió:
favorite 77 escribió:
jchico escribió:Unas palabras por esos 30 años (que en realidad son en agosto próximo)

Jane’s Addiction nació jodido de la cabeza. Son el fantasma del hippismo asesinado en el concierto de Rolling Stones en Altamont Speedway Free Festival. No es casualidad que el grupo de hip hop Death Grips juntase en su canción "Beware" la voz de Charles Manson con el sampler de "Up the Beach" de Jane’s; un guiño al profeta del apocalipsis de aquella sociedad con nuestros queridos hippies afterpunk que ellos mismos alimentaron introduciendo la voz de Ted Bundy en “Ted, Just Admit it…”. Y esto no termina aquí: años más tarde Trent Reznor fusionó esa misma canción con la garganta imposible de Diamanda Galás en la banda sonora de “Natural Born Killers”, cual ritual vudú pleno de sangre y sudor. Travestismo escénico, apología a la adicción, simpatía por el diablo, terciopelo subterráneo y “ondas en agua quieta cuando no hay guijarros lanzados ni viento para soplar” (“Ripple”, The Grateful Dead). Llevaban una existencia peligrosa y excitante, escandalizaban cuando todavía surtía efecto en la escena y en la gente. La palabra artista acompañaba a Perry Farrell con ese trasfondo de bohemio maldito que desaparecía del mapa durante días tras secuestrar cámaras para grabarse surfeando con Casey Niccoli. Una banda así es totalmente imposible en 2018. Una banda así es imposible hoy en día incluso para ellos mismos.

Jane’s Addiction hablaba de cosas realmente grandes. Ensoñaciones entre la hierva en estío; querer ser del tamaño del océano; hablarle a las montañas. Vivieron pocos años, como debe ser, y quiero dejar claro que solo respeto su carrera hasta su seppuku en 1991; lo demás es basura. Mi primera toma de contacto con ellos fue “Ritual de lo Habitual”, mi disco preferido. Y más concretamente el video clip “Stop!” en el programa de televisión “Rockopop”. En ese momento me parecieron un absoluto espanto, un horror… y a los pocos meses se convirtieron en mi banda de rock preferida a la altura de The Stooges o Led Zeppelin, de los cuales tenían claras influencias, por culpa de Popular1 y aquel lejano número con Perry en portada y entrevista en París, antes de tocar en Élysée Montmartre. “Nothing’s Shocking” fue el puente hacia muchas cosas importantes posteriores. Las grandes bandas de los años 90 les respetaban y un debutante Reznor, otra vez obsesionado con Juana, reprodujo la intro de Perry al comienzo de “Had a Dad” – ese “Ahhh, Booga Booga!”- en el tema “Ringfinger” de “Pretty Hate Machine”. No eran una típica banda angelina y tiraban de influencias post-punk por el pasado reciente de Perry en Psi Com. La guitarra de Navarro les podía unir a la tradición musical de las grandes bandas de los años 70 e incluso el heavy metal, pero tenían un fondo de rocas mucho menos visible desde la superficie que sus coetáneos a finales de los años 80 en aquella ciudad. Perry soñaba con ser más Siouxsie Sioux que Steven Tyler.

Del disco puedo decir: "es una obra maestra, increíble, fantástica". Pero eso es muy tópico y prefiero recordar lo que he hablado alguna vez con otros fans del disco. Lo recuerdan como algo más bien espiritual que levantó sus almas. "Up the Beach", con ese bajo de Eric A. y esa parca y repetitiva letra; la hipnótica atmósfera de guitarra en "Summertime Rolls"; la marimba de Perkins y la melodía de "Jane Says"; los dedos enloquecidos de Navarro en "Had a Dad" y "Ocean Size". No es un disco normal, cualquiera, del montón. Fueron una extraña joya que brilló intensamente para luego desaparecer, cual Roy Batty bajo la lluvia. ¡Larga vida al ritual de los poderosos!

Qué pedazo de texto.

Gracias.

Me alegra constatar que no me equivoqué cheers Me reafirmo.

Jaja, tú y yo ya sabemos la historia detrás. He optado por compartirlo aquí, igual que en Popuheads.

Nada malo, en todo caso. Propuse que debías escribir algo ante tal efeméride (por ejemplo algo sobre filmaciones de la época tipo Soul Kiss) y se consideró muy buena idea, sólo que se debía cerrar ya y ni tú ni yo lo sabíamos (yo por lo menos pensaba que sería para Julio/Agosto o Septiembre). Ya habrá más veces.

Nada malo, por supuesto.
avatar
jchico

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 27/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.