RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Página 1 de 40. 1, 2, 3 ... 20 ... 40  Siguiente

Ir abajo

RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 11:06


Nuevas y temporales normas de puntuación: cada votante podrá repartir hasta seis puntos hasta un máximo de cinco relatos no pudiendo votar con la misma puntuación a todos los relatos escogidos.
Ejemplos: 1, 1, 1, 1, 1, 1 es votación no válida.
2, 2, 1 es votación válida.


El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido





El chucruteo.

1 - 12 de junio

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Pensó que era una gran adquisición para el circo. No anduvo desencaminado, pues era un grandísimo reclamo, pero los costes que suponían sus cuidados eran demasiado elevados. Todavía recuerdo aquel 12 de junio. Teníamos 11 años yo y 7 mi hermana. Las lágrimas recorrían mis pómulos sin darme cuenta, ella no era consciente de lo que estaba sucediendo. Había que dejarlo en el zoo de Bratislava, era la mejor solución para todos. Ese día empezó la tradición, la tradición de visitar todos los 12 de junio el zoo de Bratislava, para verlo y decirle que siempre nos acordamos de él.




2 - El desprecio

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Su intención era amaestrarlo y pasearlo por los pueblos para hacer dinero, pero el oso demostró una terca voluntad: nunca obedeció una orden, nunca cedió a una sugerencia, nunca se dejó colocar una pelota encima de la nariz. Aunque mi padre le castigara con un látigo, su voluntad era imperecedera. Aunque mi padre le mortificara con largas sesiones de hambre, hasta el borde de la inanición, el oso jamás claudicó. Había en sus ojos una cólera que decía «no me rendiré», una violencia que no renunciaba a su pasado salvaje. Mi padre nos contó que llegó a sentir verdadero miedo mirando a esos ojos, tan inteligentes como los de cualquier ser humano. Ojos que despreciaban.
Con la piel del oso mi padre fabricó una alfombra desde donde nos cuenta estas historias. Estamos obligados a entrar descalzos.



3 -  PAPÁ

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Aquello sucedió en 1975. California. Bosques de altos árboles. Whisky hasta altas horas de la madrugada. Naturaleza salvaje. Embaucadora poesía rural. Yug le vendió el enorme animal. Y aquella misma noche lo mató. Vació su interior y espero a que la piel se secara. Salvajismo puro. Y más whisky. Mucho más. En 1976 ya dormía dentro de su piel. Todo olía a whisky. Parecía el final. Y conoció a Yen. Qué bella era. Mi madre. Hasta escondió la piel en el cobertizo. Parecía haberla olvidado. Y el whisky. Todo muy extraño. Ya se sabe, el amor nos cambia. Y después fuimos naciendo. Primero Charly, después Ben y, finalmente, yo. Gran familia. Y nos contó la historia. Y todos temimos. Temimos por nuestras vidas. Extraño, muy extraño. Ahora nos turnamos para dormir dentro de la piel del oso.


4 - El camino hacia la montaña
El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido, se lo compró a un circo de nabateos por cinco pepitas de oro, pequeños granos brillantes que recogía del arroyo. Según decía mi padre el oso ni cantaba ni partía leña así que lo soltó a la mañana siguiente en el camino que se adentra al bosque. Cinco años después llegó la gran guerra, frente a la cabaña de mi padre pasaron dos familias con un carro y un viejo caballo, huían hacia la costa. Les dio comida y diez pepitas del cuenco, ellos le dejaron a cambio un pañuelo bordado, una camisa y un baúl grande de roble, dentro del baúl escondidos mi hermana Endrina y yo. De vez en cuando subo a la cabaña, mi padre ya no está ahí, miro hacia las rocas y hace tres primaveras avisté a lo lejos dos osos enormes.


5 - El hermano mayor
El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Pagó 2 kopecks a un viejo borracho por una bola de pelo con pulgas y unos enormes ojos llenos de miedo. Mi madre lo cuidó como al hijo que no había tenido, y poco después Pasha (así lo llamaron) la seguía a todas partes como un perrito faldero. Ella estaba muy orgullosa. Los hijos de los vecinos solían venir a nuestra destartalada casa para jugar con esa enorme y graciosa bestia mientras mi madre reía como nunca la he visto.
Un verano apareció otro oso en el bosque cercano. Pasha se fue esa misma noche. Mis padres lloraron hasta que después llegamos nosotros cuando ya nadie nos esperaba. Todo esto me lo han contado. Sé que somos buenos hijos, damos lo poco que ganamos a nuestros padres. Pero también sé que, cuando llego de la ciudad por el camino del bosque, no soy yo a quien mi madre espera.



6 - El oso ilustrado

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Mi padre quería probar sus teorías revolucionarias sobre la educación. Primero le bautizó como Arturo y le enseñó a dejar de rugir cada vez que abría la boca. Más tarde, a escribir y leer. Le recuerdo sentado junto a mí, completando cuadernillos Rubio de ortografía que me mandaban en clase sosteniendo el lápiz con sus enormes zarpas. Después salíamos a jugar al fútbol con los demás, Arturo siempre era portero. Se volvió un asiduo lector de los clásicos. Con el tiempo, pasé de ver a Arturo devorando novelas, a verle escribiendo en el portátil que se compró publicando en algunas revistas de caza.
En Navidad mientras cocinaba el salmón que él mismo había cazado, comentó que había vuelto a escribir un bestseller y que mataba el tiempo escribiendo microrrelatos en un foro. Seguro que has leído alguno.


7 - La historia de Alicia y Zarpita.

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Lo llamaron Zarpita e iba ser el primer regalo para su futura hija. Al poco tiempo de nacer Alicia ya se pasaba todo el día jugando y acariciando el suave tejido de lana de Zarpita. Y para ayudarla a dormirse su madre siempre le cantaba lo siguiente:

“Yo tengo a Zarpita
mi osito de lanita
que siempre dormita
conmigo en la camita”

Hace ya mucho tiempo pero no puedo evitar llorar de alegría cada vez que me acuerdo de Zarpita. Tuvimos que ingresar, por culpa del Alzheimer, a Alicia en una residencia. Ya no se acordaba de ninguno de nosotros. Pero un día haciendo limpieza general encontramos a Zarpita.  Decidimos llevárselo a Alicia. Y cuando lo vio, por primera vez en muchos años, se le ilumino la mirada,  y empezó a tararear suavemente. “Yo tengo a Zarpita…”



8 - Ursus

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Apenas tenía un año de vida, un osezno al fin y al cabo. Hizo las veces de guardián y protector de la única hembra de la familia, nuestra madre.
La relación con mi padre fue deteriorándose a medida que crecía. Quizá fueran celos.
Pasaron cinco años difíciles; mi padre empeñado en deshacerse de él, nuestra madre impidiéndolo a toda costa. Mi llegada fue la gota que colmó el vaso. Su relación empeoró, hasta que una noche ocurrió lo inevitable. Y perdió mi padre. No  perdió su vida, pero sí su libertad. Relegado a un papel secundario quedó sumido en una profunda tristeza, viendo como llegabais vosotros, pequeños bastardos. Y hoy he puesto en orden esta familia, vuestro padre ya no está con nosotros.
¿De verdad os habíais creído ese cuento de que sufríais de hipertricosis, hermanitos?




9 - A MODO DE INTERRUPTOR
El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido, aún no habíamos sido desmadejados del vientre de mi madre.
De todos los ayeres que hubo antes de ese día nunca hubo un atisbo de sonrisa en el rostro de mi mama, una larga sonrisa inversa despedía un nimbo de pesadumbre incalculable labrada prematuramente.
Prostituida en la edad de florecer y rescatada por un hombre de mar curtido por el salitre pero dotado con la tibieza de la brisa veraniega, navegaba sin rumbo en la desazón.
Aquel peluche le devolvió la sonrisa que pronto se convirtió en ternura, un afecto por la vida inusitado, todo aquella pasión que fue vertiendo aquel marino en su corazón afloró en aquel pequeño detalle llegado de ultramar, años robados de su niñez.


10 - Pie equino
El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Tenía sólo 20 años, pero sabía que sería el regalo para su primogénito. Le habían dado los resultados del análisis: “La malformación de tus pies no es hereditaria, no la transmitirás a tus hijos”. Llegó a casa. La tía Matilde estaba de visita; se dedicaron la mirada de odio acostumbrada. Aún recordaba cómo, cuando él era pequeño, la puta bruja instaba a su madre a que ingresara en el hospicio a “ese tullido retrasado”. Y su madre, en vez de echarla a patadas, lloraba. Pero mi padre creció y le operaron. La malformación sólo era patente en forma de leve cojera. Era guapo e inteligente. Más que sus “saludables” primos.

Diez años después, cuando nació mi hermano, lo primero que hizo fue mirarle los pies, diminutos y perfectos. Los besó y puso el oso a su lado.



11 - La llamada de lo salvaje (dudas razonables)

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Mi padre nos abandonó antes de nacer, de modo que el cariño que nos proporcionaba el oso fue en cierta manera cuanto heredamos de él. Estuvo allí, durmiendo junto a nosotros cuando éramos unos bebes. Brindaba amistosamente su espalda para ayudarnos a ponernos en pie cuando nuestras piernas eran frágiles. ¡Cómo olvidar las mojigangas y piruetas que ejecutaba cada vez que cogíamos el tarro de miel de la granja San Francisco! Ayer, paseando por el parque de Cabárceno un rugido pareció afectarlo sobremanera. Tras mirarnos con cara de pena, se adentró en el corazón del parque.
-Ha sido como un hermano, quisiera dormir tres meses al menos y olvidar...-dijo mi hermano rascándose su tupida espalda de pelo.
-Casi un padre-repliqué apurando mi enésima copa de ron-miel.

Nuestra madre tragó saliva…



12 - EDWARD

El verano que mi padre compro el oso, ninguno de nosotros había nacido. Nos contaba esas historias antes de dormir, a los pies de nuestra cama. Cómo negoció su precio con los asombrosos siameses chinos estando de viaje. Cómo convirtió un circo en el mejor con el oso y un fantástico gigante albino. Cómo lo dejó para conseguir tres medallas olímpicas, compartiendo habitación con un increíble nadador con branquias. Cómo conquistó a mamá, golpeando su ventana desde la cestilla del globo en el que fue a buscarla…
Orgullosos de él, caíamos dormidos sonriendo con hermosas imágenes.

Creces, y dudas de si ves un héroe o un pobre hombre con historias de sueños truncados.

Hoy veo aquí tanta gente especial que compartió algo con él, que lamento haber perdido el entusiasmo por cada historia que contaba.

En nombre de la familia Bloom os agradezco que hayáis querido venir a despedirle.



13 - Trillizos

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido todavía. Montañés solitario y rudo, le vimos dejar que el pequeño Pardo quebrara su soledad y le vimos alimentarle, entender sus rugidos y sus silencios; jugar y pelearse y curar heridas. Le vimos aprender a convivir.
Hoy martes, tres veranos más tarde, mi padre ha comprado una nativa. Joven, bonita y en edad fértil. Y vemos a ese hombre antaño brutal y primitivo entender a nuestra madre, respetar sus silencios, hacerla reír y secar sus lágrimas y olvidar pronto el precio que pagó por ella, como tampoco recuerda ya lo que costó Pardo.
Y será un martes del próximo año, el mismo día que unos lobos lo maten, que naceremos nosotros. Daniel no lo conseguirá, y nuestro padre lo enterrará sobre el regazo peludo que le hizo nacer de nuevo, bajo una lápida con dos nombres.



14 - Amor de hermano.


El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido.
El verano que mi padre compró el oso, las temperaturas se habían desplomado.
El verano que mi padre compró el oso, los almendros no habían florecido.
El verano que mi padre compró el oso, hacía un frio del carajo.

Y el oso creció, envuelto en sabanas calientes.
Y el oso creció, tomando infusiones morunas.
Y el oso creció, sin relación con la gente.
Y el oso creció, acostándose más tarde de la una.

Puto oso, que dominas todo.
Puto oso, que mandas a tu antojo.
Puto oso, que me dejas de lado.

Puto oso, que me metes en el lodo.
Puto oso, que me tienes ofuscado.
Puto oso, dame mi teclado.




15 - 17 de julio

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido.
El oso estuvo omnipresente  mientras yo  crecía .
Cada mañana mi  padre salía de nuestra cabaña y  bajaba a orillas del Volga a tratar de sacar unas míseras  monedas haciendo malabares  con el oso.
Una vez le pregunté  el motivo  de que no tuviese un trabajo mas  estructurado, no es que faltaran opciones ni planes quinquenales a los que apuntarse.
El me miró en silencio con  tristeza en la mirada, avergonzado quizás; por hacerme crecer  de una manera tan paupérrima.
Tampoco entendía muy bien como había conseguido el dinero necesario para hacerse con un oso, no son baratos.
Cuando murió  no esperaba a nadie en el entierro y sin embargo aparecieron cientos de miembros del partido  llamándolo héroe .
Yo no entendía nada.
Tal como llegaron se fueron.
Una aldeana se acercó a mi  y me susurro al oído....... Tsárskoye Seló .
Entonces todo cobró sentido.




16 - El legado

- El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido, era una época en la que había dinero en casa , mi madre se compró un tocadiscos para darle un uso como decía ella "al disco ese del oso", a partir de entonces, nunca hubo dinero en casa, la culpa la tuvo ese disco, Gloria o Manicomio del grupo El Osombroso Folk de las Badlands
Y eso es lo que vas a heredar hijo, un montón de discos.



17 - Normal


El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Gracias al oso conoció a mi abuelo, el mejor adiestrador de osos del país y gracias a mi abuelo conoció a mi tío, con quien vivió una de las historias de amor más bella que se recuerda; gracias a él conoció las bondades de los enemas y gracias a eso ideó unos ungüentos con pelo de oso que le hicieron rico. La riqueza le permitió sufragar el telescopio que mi tía reclamaba desde niña y así, entre estrella y estrella, vivieron una de las historias de amor más bella que se recuerda, también. Cuando mi tía se marchó en busca de telescopios más grandes mi padre tropezó con mi madre en el salón y así nacimos nosotros. Mi madre sigue diciendo que no le quiere y que la suya es una historia normal, sin más.




18 - Voces

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Ni tampoco íbamos a hacerlo. Junto a mi madre, se dedicaba al teatro callejero. Viajaban por toda la península repartiendo risas y desde que tenían el oso se habían convertido en la sensación de Italia. Las cosas empezaban a irles tan bien, que pudieron comprarse la casa en la Toscana que tanto habían soñado desde que estaban juntos. Donde íbamos a formar la familia perfecta. Pero nunca llegábamos.

Ante nuestra ausencia, pasó de ser el oso a ser Giovanni, el nombre que tenían pensado para mí si era niño. Después iba a venir mi hermana sí o sí, Donatella. Y en último lugar Luca. Giovanni creció feliz, viajó, actuó y fue tratado como los hijos que nunca pudieron llegar a tener mis padres. Nosotros fuimos sólo voces en sus cabezas.



19. Brandon

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido en la Tierra. En la nave en la que nací, la más rápida que había creado la humanidad, yo tenía seis años y mi hermana, nacida tras una inseminación artificial, dos.
Mi padre, científico y coronel de infantería, usó los recursos del ejército para convertir aquel enorme grizzlie disecado en  un autómata que reprodujera, mediante los datos recibidos por el ansible y una serie de algoritmos de supercomputación, en un remedo de mi personalidad absurdamente cambiante para alguien anclado en un punto fijo como un planeta.
Y lo emitió en streaming para toda la Tierra.
En lo que la Tierra  vivió como cinco  años de diversión casi constante, Brandon, el oso, se convirtió en un viejo y cascarrabias oso gigante obsesionado con abrazar a su padre mientras se alejaba camino de las estrellas.




20 - ʕ•ᴥ•ʔ

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Seguramente era su manera de decirle a mi madre que ya iba siendo hora de ir a por un bebé. Tenía dos botones por ojos  una pajarita roja y le faltaba la mitad de una pata, pero era cálido y suave al tacto, y tenía una expresión boba que transmitía la calma incondicional de quien hace muchos años que ya no se entera de lo que pasa a su alrededor. En invierno era muy agradable acurrucarse a su lado por la noche hasta que se marchaba a dormir solo.
Pronto descubrimos que cada amanecer iba a ver a una osa a la que un día regaló una pequeña figura humana hecha con fieltro que no paraba de llorar. La osa, sin embargo, fue más lista que mi madre y nunca la aceptó.




21 - El planeta de los simios
El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido. Mi padre lo bautizó como Noé. Y digo padre porque no sé cómo debería llamarlo. Lo de Noé viene porque mis padres eran seguidores del culto de "El Nuevo Diluvio". Por ese motivo los adeptos al culto esperaban “el diluvio universal”. Otra vez. Y esperaban saber cómo construir un arca. Mi padre había sido pescador, sabía lo que se hacía. Dos días antes del diluvio, que se adelantó dos meses al pronóstico de Oswaldo, el líder de “Nuevo Diluvio”, mi padre falleció en extrañas circunstancias. No hubo tiempo de buscar otro marido. Ni a una osa. De esta forma, nosotros, los repobladores de la tierra, fuimos engendrados en el arca por mi madre Naama y por mi, ejem, ejem, padre-oso Noé. Ahora ya saben que no fue evolución.



22 - Aquello

El verano que mi padre compró el oso, ninguno de nosotros había nacido, y cuando digo “nosotros” hablo de J y de mí. 
 
El oso se escapó, y cuando digo “se escapó” quiero decir que mi padre se emborrachó lo suficiente como para perder a un oso de cuatrocientos kilos.
 
Cuando mi padre contaba la historia del oso, la realidad se mezclaba con “la historia del oso”. Los personajes se confundían: el borracho era el oso y mi padre un don nadie gordo y peludo.

En verano J y yo acampábamos en la caseta del oso. Cuando yo me dormía, J gritaba: “¡El oso borracho!” para asustarme. Así, hasta la noche en la que el oso apareció dando tumbos. No iba borracho: le habían disparado dos veces.


Ahora nadie habla de aquello, y cuando digo “aquello” quiero decir de aquel verano en el que mi padre mató al oso.


Última edición por Sugar Bug el 15.03.18 22:49, editado 38 veces
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por RegSound el 09.03.18 11:09

Sobre el posible tema a tratar...



Con respecto al tema final



Última edición por RegSound el 09.03.18 12:33, editado 1 vez
avatar
RegSound

Mensajes : 9827
Fecha de inscripción : 06/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por m señor el 09.03.18 11:10

Jajajaja.....
m
avatar
m señor

Mensajes : 16284
Fecha de inscripción : 27/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Yomis el 09.03.18 11:10

Frase en ingles y debe incluir la palabra bratislava.
avatar
Yomis

Mensajes : 27374
Fecha de inscripción : 03/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Nomeko7 el 09.03.18 11:11

Bratislave
avatar
Nomeko7

Mensajes : 16796
Fecha de inscripción : 03/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Toro el 09.03.18 11:14

Frase en ingles?

Administración innovadora
avatar
Toro

Mensajes : 4626
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por RegSound el 09.03.18 11:25

New kind of administration!
avatar
RegSound

Mensajes : 9827
Fecha de inscripción : 06/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por sapir el 09.03.18 11:41

@RegSound escribió:New kind of administration!

Me has recordado esta maravillosa canción:



music music music
avatar
sapir

Mensajes : 82774
Fecha de inscripción : 18/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Nomeko7 el 09.03.18 11:45

Venga, hombre.
Spoiler:

Me gusta. Se parece a la mía, esa de el año en el que empecé a decir "Los Stones" en lugar de "los rolling", o algo así.
avatar
Nomeko7

Mensajes : 16796
Fecha de inscripción : 03/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 11:46

Cero relatos todavía!

Participantes lamentables!
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por sapir el 09.03.18 11:47

Homenaje a Coch.

Smile Smile Smile
avatar
sapir

Mensajes : 82774
Fecha de inscripción : 18/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Toro el 09.03.18 11:48

Ye tenga casi acabado el microrrelato solo con escribir la frase!! cheers cheers cheers cheers
avatar
Toro

Mensajes : 4626
Fecha de inscripción : 14/05/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 11:49

@Toro escribió:Ye tenga casi acabado el microrrelato solo con escribir la frase!! cheers cheers cheers cheers

y esta vez ha sido corta!

la del kebab si que moló!
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Neska el 09.03.18 11:51

Quiero hacer un golpe de estado en la presente administración.

Sugar participó con dos relatos

Al suelo que viene Tejero
avatar
Neska

Mensajes : 21074
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Perseide el 09.03.18 11:53

SIGO EN SHOCK
avatar
Perseide

Mensajes : 13538
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por salakov el 09.03.18 11:54

Frase larga y farragosa.

¿Y el amor?
avatar
salakov

Mensajes : 12071
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por sapir el 09.03.18 11:54

El oso es el espíritu santo de esta ronda.

Shocked Shocked Shocked
avatar
sapir

Mensajes : 82774
Fecha de inscripción : 18/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 11:55

@salakov escribió:Frase larga y farragosa.

¿Y el amor?

prueba aquí https://itunes.apple.com/us/app/grindr-gay-chat/id319881193?mt=8
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 11:56

@Neska escribió:Quiero hacer un golpe de estado en la presente administración.

Sugar participó con dos relatos

Al suelo que viene Tejero

y quería dividir el voto cuqui para no ganar y me comí un mojón...



quieres administrar tú?
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por salakov el 09.03.18 11:57

@Neska escribió:Quiero hacer un golpe de estado en la presente administración.

Sugar participó con dos relatos

Al suelo que viene Tejero


Le Bicho y Sugus no son la misma persona, se alternan en su mente y ocupan el lugar por turnos: uno maligno y el otro... maligno también.



Nada que objetar a su victoria.

Prosigan.
avatar
salakov

Mensajes : 12071
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 11:57

@Perseide escribió:SIGO EN SHOCK

Sí. que fuerte lo de rhonda y el barbas, no? quien lo hubiera imaginado!
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por m señor el 09.03.18 11:58

Pensaba dejarlo una temporada......no lleve bien las críticas de la pasada ronda, ni de mi relato, ni de otros, pero con esta frase no puedo dejarlo pasar.....
Me encanta la frase de amor.
Grande sugar.
m.


avatar
m señor

Mensajes : 16284
Fecha de inscripción : 27/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por salakov el 09.03.18 11:58

@Sugar Bug escribió:
@Perseide escribió:SIGO EN SHOCK

Sí. que fuerte lo de rhonda y el barbas, no? quien lo hubiera imaginado!


Joder, cómo lo flipáis.

¡Ni que hubiéramos emparejado a Nomeko! Que eso sí que sí...


Spoiler:
Smile
avatar
salakov

Mensajes : 12071
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por sapir el 09.03.18 11:59

@Sugar Bug escribió:
@Perseide escribió:SIGO EN SHOCK

Sí. que fuerte lo de rhonda y el barbas, no? quien lo hubiera imaginado!

Totalmente imprevisible. Nadie esperaba que sucediera.

Smile
avatar
sapir

Mensajes : 82774
Fecha de inscripción : 18/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: RONDA 31 TEMPORADA 3 DEL CERTAMEN DE MICRORRELATOS. HAY GALA

Mensaje por Sugar Bug el 09.03.18 12:00

@m señor escribió:Pensaba dejarlo una temporada......no lleve bien las críticas de la pasada ronda, ni de mi relato, ni de otros, pero con esta frase no puedo dejarlo pasar.....
Me encanta la frase de amor.
Grande sugar.
m.




Es la frase que me pediste, no?
avatar
Sugar Bug

Mensajes : 77428
Fecha de inscripción : 26/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 40. 1, 2, 3 ... 20 ... 40  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.