El topic de H. P. LOVECRAFT

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Infernu el Sáb 10 Ago 2019 - 21:28

Pillo sitio.
Eskerrik asko a todos por vuestras aportaciones.
Infernu
Infernu

Mensajes : 16068
Fecha de inscripción : 02/06/2015

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Carnuz el Sáb 10 Ago 2019 - 21:31

@Infernu escribió:Pillo sitio.
Eskerrik asko a todos por vuestras aportaciones.
el stio ya lo tenias pillado, que me he leído el topic desde el inicio y ya hay aportaciones interesantes tuyas de hace unos años hi
Carnuz
Carnuz

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 19/02/2018

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Dani el Dom 11 Ago 2019 - 0:35

@Klarkash-Ton escribió:
@Dani escribió:Los sueños en la casa de la bruja en manos de alguien competente también da para un buen film.

De Los sueños en la casa de la bruja tienes un capítulo dirigido por Stuart Gordon (¿Competente? ¿No competente?) en la serie Masters of Horror. Muy recomendable. El protagonista es Ezra Godden, el actor que también usara Gordon en otra gran (va a gustos) película lovecraftiana: ¡Dagón! Con Paco Rabal, Raquel Meroño y Macarena Gómez, Very Happy. Buena serie B, me encanta. Nunca olvidaré el pueblo de... Imboca.
Dagon la vi en su momento y bien sin más. Me apunto el episodio de masters of horror.
Dani
Dani

Mensajes : 36965
Fecha de inscripción : 12/08/2010

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Klarkash-Ton el Dom 11 Ago 2019 - 11:39

@Dani escribió:
@Klarkash-Ton escribió:
@Dani escribió:Los sueños en la casa de la bruja en manos de alguien competente también da para un buen film.

De Los sueños en la casa de la bruja tienes un capítulo dirigido por Stuart Gordon (¿Competente? ¿No competente?) en la serie Masters of Horror. Muy recomendable. El protagonista es Ezra Godden, el actor que también usara Gordon en otra gran (va a gustos) película lovecraftiana: ¡Dagón! Con Paco Rabal, Raquel Meroño y Macarena Gómez, Very Happy. Buena serie B, me encanta. Nunca olvidaré el pueblo de... Imboca.
Dagon la vi en su momento y bien sin más. Me apunto el episodio de masters of horror.

A Dagon hay que quererla tal y como es, Dani, Laughing.
Klarkash-Ton
Klarkash-Ton

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Stoneheart el Miér 14 Ago 2019 - 16:02

"Monster penguin fossils found in North Canterbury"

https://i.stuff.co.nz/national/114985862/monster-penguin-fossils-found-in-north-canterbury?cid=facebook.post

Ahí lo dejo...
Stoneheart
Stoneheart

Mensajes : 22156
Fecha de inscripción : 10/10/2011

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Axlferrari el Jue 15 Ago 2019 - 20:53

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 51uoSWjQq3L._SX331_BO1,204,203,200_El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 41FLUFJutJL._SX331_BO1,204,203,200_

En 2013, S. T. Joshi publicó una extensa biografía en dos tomos de Lovecraft. Dejo aquí un artículo reciente de Alexis Brocas sobre esa biografía (también hay unos apuntes sobre el ensayo que Houellebecq le consagró a Lovecraft) :

Spoiler:

Ópera cósmica


Los pioneros no se presentan siempre bajo el aspecto de la novedad o disfrazados de revolucionarios. Vean el americano Howard Phillips Lovecraft, rígido gentleman proveniente de una familia respetable aunque arruinada de Providence, Costa Este, Rhode Island. Vean este hombre que admiraba el siglo XVIII, que no podía recibir una carta sin contestarla, que cultivaba (al principio) un conservatismo acérrimo y un racismo repugnante, y que no podía alejarse de forma duradera de su querida ciudad donde vivían sus queridas y viejas tías. Y es ese enamorado de los gatos y de las piedras antiguas que ha revolucionado la literatura de terror y marcado la literatura dándole a la ciencia lo que antes pertenecía a la religión.

Perdido en el desierto

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) es sin duda el gran innovador de la literatura de terror moderna. Gracias a él, se pasó de un género fantástico que existía principalmente dentro del marco cristiano - con monstruos satánicos y crucifijos salvadores - a un terror cósmico. En los cuentos tardíos de Lovecraft, el miedo no surge del mal y de los monstruos que lo encarnan. Viene del espacio y del tiempo, de sus agujeros infinitos desvelados por la ciencia y del sentimiento de insignificancia que debería sentir cualquier humano cuando considera el sitio de nuestra especie en el universo. Las mejores obras cósmicas de Lovecraft - En las montañas de la locura, En la noche de los tiempos, La llamada de Cthulhu - nos muestran el mundo bajo una óptica muy adelantada a los tiempos en las que fueron redactadas. En el universo imaginario de Lovecraft, otros seres nos han precedido sobre la tierra. Nos han creado, por juego o por aburrimiento. Nos destruirán sin ninguna emoción. Algunos vestigios perdidos en el desierto de Australia o en los hielos del Antártida guardan las marcas y sus nombres - Yog-Sothoth, el gran Cthulhu, Nyarlathotep apodado "el Caos reptante". Pueblos degenerados los veneran como dioses. Pero, al igual que las fuerzas cósmicas, los organismos lovecraftianos no reconocen a ningún adepto. Al final, nadie se salvará. Y lo peor : todo ello es científicamente creíble. Basta con levantar la cabeza hacia el cielo de noche para ponerse a temblar pensando en las invenciones de Lovecraft.

A pesar de que la obra de Lovecraft es hoy en día conocida - incluso fue adaptada en videojuegos -, su vida seguía siendo un enigma. Curiosamente, el hecho de escribir literatura fantástica expone a menudo sus autores a que sus vidas sean remplazadas por leyendas biográficas - como en el caso de Edgar Poe. El caso Lovecraft es también sorprendente. Su leyenda describe un recluso proverbial que odia las relaciones humanas, que nunca ha sonreido, que nunca ha mantenido relaciones sexuales (a pesar de estar casado) y que habría catalizado su irrefragable extrañeza en una obra singular que no habría obtenido ningún reconocimiento cuando estaba vivo. Algunos comentaristas iluminados incluso convierten a Lovecraft en un ocultista secreto, detentor de peligrosos misterios que remontan a la prehistoria, y se toman al pie de la letra sus escritos - cuando el propio Lovecraft no dudaba en reirse de sus creaciones a las que llamaba "yog-sothotherias".

Tantas chorradas románticas giran alrededor de Lovecraft que eran necesarias 1300 páginas para desmentirlas. Esta biografía es la obra (muy rigurosa y llena de emoción contenida) del universitario estadounidense S. T. Joshi. Se basa sobre la inmensa correspondencia de Lovecraft que podía mantener unas 70 relaciones epistolares de forma simultánea. La biografía consigue precisar o disolver las leyendas alrededor del supuesto "recluso de Providence".

Una leyenda biográfica

Sobre su reclusión, es cierto que Lovecraft tuvo periodos de aislamiento. En 1908, no atiende su último año de bachiller, y su biografo reconoce que hasta 1913 no se sabe prácticamente nada sobre él. La depresión que padece en ese momento se explica por el hundimiento de su familia (eran miembros de la alta sociedad pero tras la muerte del abuelo y la quiebra de su empresa la familia caminó hacia la ruina). Y sobre todo por el deseo que tenía Lovecraft de estudiar astronomía y química, deseo contrariado por sus malas notas en álgebra. Por lo demás, Lovecraft a pesar de ser un poco peculiar no fue en absoluto un recluso : el libro relata sus numerosos viajes a menudo acompañado por amigos. Varios destinos son recurrentes : Charleston (donde vivió Poe ; Quebéc cuyo barrio antiguo le encanta - sus excursiones son a menudo justificadas por la antigüedad de la arquitectura.

La estancia más larga lejos de Providence fue su episodio neoyorquino después de su boda con Sonia Greene en 1924. Según la leyenda biográfica, es entonces cuando su incapacidad para encontrar un trabajo e insertarse en la sociedad se volvió en una evidencia, es entonces cuando su racismo y su antisemitismo habrían culminado. De hecho, aunque Lovecraft detesta Nueva York también vivirá allí momentos felices entre un grupo de amigos que se ven con tanta regularidad que acabaron definiéndose como un club literario (el Kalem Club, donde pasa más tiempo que con su esposa). Su horror ante el flujo de inmigrantes y su racismo (muy reales) pueden ser mitigados por otros elementos. Como por ejemplo el hecho que su mujer fuese judía, condición que Lovecraft considera excusable ya que Sonia está bien integrada, o que su buen amigo Samuel Loveman también fuese judío. No nos engañemos : Lovecraft era racista, y su biógrafo ve en ese rasgo el único que sea inexcusable en la personalidad de Lovecraft. Él, tan amante de la ciencia, se quedó atado a teorías discriminantes que ya habían sido refutadas en su tiempo. Aunque hacia al final, sus deseos de pureza se vuelven hacia la cultura, mientras que su conservadurismo se cambiará en socialismo.

Esta biografía aguarda varias sorpresas para los lectores de Lovecraft. Las más notables conciernen su actividad en el periodismo amateur (Lovecraft veneraba el amateurismo ya que para él es la única forma que permite una expresión sincera en oposición a la escritura profesional que se pliega a los deseos del público).  Y resulta bastante sorprendente ver a Lovecraft en figura tutelar de toda una tropa de escritores de tercera fila que mantienen una correspondencia con él ya que Lovecraft parece incapaz de recibir una historia fallida sin intentar mejorarla, y es así, revisando los textos de los demás que conseguirá ganarse la vida mediocremente.

Lovecraft - eso ya se sabía - fue una figura de un grupo de escritores que gravitan alrededor de la revista Weird Tales dedicada a la literatura fantástica. Publicó en esa revista mucho más de lo que dice la leyenda. Algunas de sus obras maestras fueron duramente criticadas, pero el biógrafo deja claro que Lovecraft no fue un Maldito del todo. Obtuvo cierto reconocimiento en vida, aunque ese reconocimiento no fuera más allá de los círculos de aficionados de literatura fantástica. La biografía critica algunos admiradores de Lovecraft, como Jacques Bergier que intentó vincular con el ocultismo la obra rigurosamente materialista y atea de Lovecraft.

Genio de la correspondencia

La biografía trata algunas cuestiones importantes como la relativa brevedad de la obra. Algunos números dejan atónitos : entre 1931 y 1933, Lovecraft solo escribió dos cuentos, y no están entre los mejores. De ahí el enfado de algunos lectores que consideran que Lovecraft debería haber escrito menos cartas y más cuentos. S. T. Joshi rechaza esa postura que presupone que el escritor tendría que haber vivido su vida para sus lectores futuros y no para él mismo. Joshi afirma con razón que aunque Lovecraft solo hubiera escrito uno de sus grandes cuentos, éste habría sido suficiente para asegurarle un sitio eminente en la historia de la literatura. Además recuerda que para escribir, Lovecraft precisaba de unas condiciones físicas y sicológicas especiales, y que nada indica que hubiera creado más si hubiera dedicado más tiempo a ello.

S. T. Joshi es un crítico severo, lo cual hace que sus análisis sean más interesantes. Su forma de rechazar los textos que Lovecraft ha revisado (con alguna rara excepción) parecerá despiadada a muchos lectores que las han apreciado. Joshi califica de "fracaso magnífico" uno de los cuentos más célebres de Lovecraft, Los sueños en la casa de la bruja (aprecia el lado cósmico y las descripciones de esa habitación no euclidiana, pero no otros aspectos que le parecen poco originales). También acribilla la muy venerada El horror de Dunwich. Pero destaca con razón la genialidad precoz de Las ratas en las paredes ; considera que La sombra sobre Innsmouth y En las montañas de la locura son obras maestras, y explica de qué forma, en esos cuentos, el lector ve como confluyen en él tantas emociones y revelaciones que le marcarán para siempre. El biógrafo establece sobre todo que hay otro aspecto de la genialidad de Lovecraft que se esconde en su correspondencia, y que ese aspecto está todavía por explorar.

Un hombre muy singular

Al final de la biografía, el "recluso de Providence" se ve despojado de sus sombras. Queda ese gentleman sin dinero, que vive en casas cada vez más pobres, pero que acepta la pobreza de buen grado, por amor al arte. Un hombre al que su propia madre consideraba "espantoso" y cuyo padre murió de sífilis. Un hombre que por razones de economía, se alimentaba con latas de conserva y que murió de un cáncer del intestino a los 47 años. Un escritor que, a pesar de tener una vida social, reconocía no tener ningún interés por los asuntos humanos (de ahí el escaso espesor de sus personajes, inventados ante todo para que sientan el terror preparado por el autor), pero que sentía emociones inefables ante ciertos paisajes y ciertas arquitecturas. Un hombre muy singular, pero no un misterio. El enigma lovecraftiano, si existe, está en la forma con la que consiguió asociar gusto por lo antiguo y gusto por la ciencia, influencias literarias e intuiciones personales. Pero ese enigma es el de cualquier escritor, y le pertenece para siempre.

Alexis Brocas




Fervor houellebecquiano

En 1991, un Michel Houellebecq entonces desconocido publica un ensayo ferviente sobre H.P. Lovecraft y su prosa considerada como un antídoto a nuestra mediocre realidad. Lovecraft, sostiene Houellebecq, escribía "contra la vida". Aunque el ensayo cae de veces en la leyenda biográfica, sus remarcas sobre el imaginario arquitectural y el estilo paroxístico son entusiasmantes : un autor visita el taller de su colega. Su tesis según la cual el genio de Lovecraft para describir entidades monstruosas a través de explosiones sintáxicas procede directamente de su racismo es discutible (y de hecho, S. T. Joshi la discute). Pero Houellebecq dispone de un arma de convicción masiva : una prueba por el estilo. En efecto, Lovecraft utiliza el mismo tipo de vocabulario, la misma cadencia al describir, en sus cartas, a los inmigrantes de Nueva York y los monstruos de sus cuentos.


El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0523

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0524

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0525

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0526



Una novedad que saldrá el 20 de agosto :
El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 41QgEOHvA%2BL._SX331_BO1,204,203,200_


Última edición por Axlferrari el Vie 16 Ago 2019 - 7:36, editado 1 vez
Axlferrari
Axlferrari

Mensajes : 6844
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Jud el Jue 15 Ago 2019 - 21:01

@Stoneheart escribió:"Monster penguin fossils found in North Canterbury"

https://i.stuff.co.nz/national/114985862/monster-penguin-fossils-found-in-north-canterbury?cid=facebook.post

Ahí lo dejo...

Hostias!
Jud
Jud

Mensajes : 18006
Fecha de inscripción : 14/05/2016

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Bokor el Jue 15 Ago 2019 - 22:03

@Axlferrari escribió:El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 51uoSWjQq3L._SX331_BO1,204,203,200_El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 41FLUFJutJL._SX331_BO1,204,203,200_

En 2013, S. T. Joshi publicó una extensa biografía en dos tomos de Lovecraft. Dejo aquí un artículo reciente de Alexis Brocas sobre esa biografía (también hay unos apuntes sobre el ensayo que Houellebecq le consagró a Lovecraft) :

Spoiler:

Ópera cósmica


Los pioneros no se presentan siempre bajo el aspecto de la novedad o disfrazados de revolucionarios. Vean el americano Howard Phillips Lovecraft, rígido gentleman proveniente de una familia respetable aunque arruinada de Providence, Costa Este, Rhode Island. Vean este hombre que admiraba el siglo XVIII, que no podía recibir una carta sin contestarla, que cultivaba (al principio) un conservatismo acérrimo y un racismo repugnante, y que no podía alejarse de forma duradera de su querida ciudad donde vivían sus queridas y viejas tías. Y es ese enamorado de los gatos y de las piedras antiguas que ha revolucionado la literatura de terror y marcado la literatura dándole a la ciencia lo que antes pertenecía a la religión.

Perdido en el desierto

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) es sin duda el gran innovador de la literatura de terror moderna. Gracias a él, se pasó de un género fantástico que existía principalmente dentro del marco cristiano - con monstruos satánicos y crucifijos salavadores - a un terror cósmico. En los cuentos tardíos de Lovecraft, el miedo no surge del mal y de los monstruos que lo encarnan. Viene del espacio y del tiempo, de sus agujeros infinitos desvelados por la ciencia y del sentimiento de insignificancia que debería sentir cualquier humano cuando considera el sitio de nuestra especie en el universo. Las mejores obras cósmicas de Lovecraft - En las montañas de la locura, En la noche de los tiempos, La llamada de Cthulhu - nos muestran el mundo bajo una óptica muy adelantada a los tiempos en las que fueron redactadas. En el universo imaginario de Lovecraft, otros seres nos han precedido sobre la tierra. Nos han creado, por juego o por aburrimiento. Nos destruirán sin ninguna emoción. Algunos vestigios perdidos en el desierto de Australia o en los hielos del Antártida guardan las marcas y sus nombres - Yog-Sothoth, el gran Cthulhu, Nyarlathotep apodado "el Caos reptante". Pueblos degenerados los veneran como dioses. Pero, al igual que las fuerzas cósmicas, los organismos lovecraftianos no reconocen a ningún adepto. Al final, nadie se salvará. Y lo peor : todo ello es científicamente creíble. Basta con levantar la cabeza hacia el cielo de noche para ponerse a temblar pensando en las invenciones de Lovecraft.

A pesar de que la obra de Lovecraft es hoy en día conocida - incluso fue adaptada en videojuegos -, su vida seguía siendo un enigma. Curiosamente, el hecho de escribir literatura fantástica expone a menudo sus autores a que sus vidas sean remplazadas por leyendas biográficas - como en el caso de Edgar Poe. El caso Lovecraft es también sorprendente. Su leyenda describe un recluso proverbial que odia las relaciones humanas, que nunca ha sonreido, que nunca ha mantenido relaciones sexuales (a pesar de estar casado) y que habría catalizado su irrefragable extrañeza en una obra singular que no habría obtenido ningún reconocimiento cuando estaba vivo. Algunos comentaristas iluminados incluso convierten a Lovecraft en un ocultista secreto, detentor de peligrosos misterios que remontan a la prehistoria, y se toman al pie de la letra sus escritos - cuando el propio Lovecraft no dudaba en reirse de sus creaciones a las que llamaba "yog-sothotherias".

Tantas chorradas románticas giran alrededor de Lovecraft que eran necesarias 1300 páginas para desmentirlas. Esta biografía es la obra (muy rigurosa y llena de emoción contenida) del universitario estadounidense S. T. Joshi. Se basa sobre la inmensa correspondencia de Lovecraft que podía mantener unas 70 relaciones epistolares de forma simultánea. La biografía consigue precisar o disolver las leyendas alrededor del supuesto "recluso de Providence".

Una leyenda biográfica

Sobre su reclusión, es cierto que Lovecraft tuvo periodos de aislamiento. En 1908, no atiende su último año de bachiller, y su biografo reconoce que hasta 1913 no se sabe prácticamente nada sobre él. La depresión que padece en ese momento se explica por el hundimiento de su familia (eran miembros de la alta sociedad pero tras la muerte del abuelo y la quiebra de su empresa la familia caminó hacia la ruina). Y sobre todo por el deseo que tenía Lovecraft de estudiar astronomía y química, deseo contrariado por sus malas notas en álgebra. Por lo demás, Lovecraft a pesar de ser un poco peculiar no fue en absoluto un recluso : el libro relata sus numerosos viajes a menudo acompañado por amigos. Varios destinos son recurrentes : Charleston (donde vivió Poe ; Quebéc cuyo barrio antiguo le encanta - sus excursiones son a menudo justificadas por la antigüedad de la arquitectura.

La estancia más larga lejos de Providence fue su episodio neoyorquino después de su boda con Sonia Greene en 1924. Según la leyenda biográfica, es entonces cuando su incapacidad para encontrar un trabajo e insertarse en la sociedad se volvió en una evidencia, es entonces cuando su racismo y su antisemitismo habrían culminado. De hecho, aunque Lovecraft detesta Nueva York también vivirá allí momentos felices entre un grupo de amigos que se ven con tanta regularidad que acabaron definiéndose como un club literario (el Kalem Club, donde pasa más tiempo que con su esposa). Su horror ante el flujo de inmigrantes y su racismo (muy reales) pueden ser mitigados por otros elementos. Como por ejemplo el hecho que su mujer fuese judía, condición que Lovecraft considera excusable ya que Sonia está bien integrada, o que su buen amigo Samuel Loveman también fuese judío. No nos engañemos : Lovecraft era racista, y su biógrafo ve en ese rasgo el único que sea inexcusable en la personalidad de Lovecraft. Él, tan amante de la ciencia, se quedó atado a teorías discriminantes que ya habían sido refutadas en su tiempo. Aunque hacia al final, sus deseos de pureza se vuelven hacia la cultura, mientras que su conservadurismo se cambiará en socialismo.

Esta biografía aguarda varias sorpresas para los lectores de Lovecraft. Las más notables conciernen su actividad en el periodismo amateur (Lovecraft veneraba el amateurismo ya que para él es la única forma que permite una expresión sincera en oposición a la escritura profesional que se pliega a los deseos del público).  Y resulta bastante sorprendente ver a Lovecraft en figura tutelar de toda una tropa de escritores de tercera fila que mantienen una correspondencia con él ya que Lovecraft parece incapaz de recibir una historia fallida sin intentar mejorarla, y es así, revisando los textos de los demás que conseguirá ganarse la vida mediocremente.

Lovecraft - eso ya se sabía - fue una figura de un grupo de escritores que gravitan alrededor de la revista Weird Tales dedicada a la literatura fantástica. Publicó en esa revista mucho más de lo que dice la leyenda. Algunas de sus obras maestras fueron duramente criticadas, pero el biógrafo deja claro que Lovecraft no fue un Maldito del todo. Obtuvo cierto reconocimiento en vida, aunque ese reconocimiento no fuera más allá de los círculos de aficionados de literatura fantástica. La biografía critica algunos admiradores de Lovecraft, como Jacques Bergier que intentó vincular con el ocultismo la obra rigurosamente materialista y atea de Lovecraft.

Genio de la correspondencia

La biografía trata algunas cuestiones importantes como la relativa brevedad de la obra. Algunos números dejan atónitos : entre 1931 y 1933, Lovecraft solo escribió dos cuentos, y no están entre los mejores. De ahí el enfado de algunos lectores que consideran que Lovecraft debería haber escrito menos cartas y más cuentos. S. T. Joshi rechaza esa postura que presupone que el escritor tendría que haber vivido su vida para sus lectores futuros y no para él mismo. Joshi afirma con razón que aunque Lovecraft solo hubiera escrito uno de sus grandes cuentos, éste habría sido suficiente para asegurarle un sitio eminente en la historia de la literatura. Además recuerda que para escribir, Lovecraft precisaba de unas condiciones físicas y sicológicas especiales, y que nada indica que hubiera creado más si hubiera dedicado más tiempo a ello.

S. T. Joshi es un crítico severo, lo cual hace que sus análisis sean más interesantes. Su forma de rechazar los textos que Lovecraft ha revisado (con alguna rara excepción) parecerá despiadada a muchos lectores que las han apreciado. Joshi califica de "fracaso magnífico" uno de los cuentos más célebres de Lovecraft, Los sueños en la casa de la bruja (aprecia el lado cósmico y las descripciones de esa habitación no euclidiana, pero no otros aspectos que le parecen poco originales). También acribilla la muy venerada El horror de Dunwich. Pero destaca con razón la genialidad precoz de Las ratas en las paredes ; considera que La sombra sobre Innsmouth y En las montañas de la locura son obras maestras, y explica de qué forma, en esos cuentos, el lector ve como confluyen en él tantas emociones y revelaciones que le marcarán para siempre. El biógrafo establece sobre todo que hay otro aspecto de la genialidad de Lovecraft que se esconde en su correspondencia, y que ese aspecto está todavía por explorar.

Un hombre muy singular

Al final de la biografía, el "recluso de Providence" se ve despojado de sus sombras. Queda ese gentleman sin dinero, que vive en casas cada vez más pobres, pero que acepta la pobreza de buen grado, por amor al arte. Un hombre al que su propia madre consideraba "espantoso" y cuyo padre murió de sífilis. Un hombre que por razones de economía, se alimentaba con latas de conserva y que murió de un cáncer del intestino a los 47 años. Un escritor que, a pesar de tener una vida social, reconocía no tener ningún interés por los asuntos humanos (de ahí el escaso espesor de sus personajes, inventados ante todo para que sientan el terror preparado por el autor), pero que sentía emociones inefables ante ciertos paisajes y ciertas arquitecturas. Un hombre muy singular, pero no un misterio. El enigma lovecraftiano, si existe, está en la forma con la que consiguió asociar gusto por lo antiguo y gusto por la ciencia, influencias literarias e intuiciones personales. Pero ese enigma es el de cualquier escritor, y le pertenece para siempre.

Alexis Brocas




Fervor houellebecquiano

En 1991, un Michel Houellebecq entonces desconocido publica un ensayo ferviente sobre H.P. Lovecraft y su prosa considerada como un antídoto a nuestra mediocre realidad. Lovecraft, sostiene Houellebecq, escribía "contra la vida". Aunque el ensayo cae de veces en la leyenda biográfica, sus remarcas sobre el imaginario arquitectural y el estilo paroxístico son entusiasmantes : un autor visita el taller de su colega. Su tesis según la cual el genio de Lovecraft para describir entidades monstruosas a través de explosiones sintáxicas procede directamente de su racismo es discutible (y de hecho, S. T. Joshi la discute). Pero Houellebecq dispone de un arma de convicción masiva : una prueba por el estilo. En efecto, Lovecraft utiliza el mismo tipo de vocabulario, la misma cadencia al describir, en sus cartas, a los inmigrantes de Nueva York y los monstruos de sus cuentos.


El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0523

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0524

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0525

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Img_0526



Una novedad que saldrá el 20 de agosto :
El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 41QgEOHvA%2BL._SX331_BO1,204,203,200_

A la espera de que algún día se publique en castellano la obra de Joshi, contamos con H. P. Lovecraft. El caminante de Providence de Roberto García Álvarez, publicada por GasMask hace un par de años. A mí me gustó y se aleja también de la imagen que de Lovecraft dejó la bio de Sprague de Camp.
Bokor
Bokor

Mensajes : 14108
Fecha de inscripción : 31/03/2013

Volver arriba Ir abajo

El topic de H. P. LOVECRAFT - Página 4 Empty Re: El topic de H. P. LOVECRAFT

Mensaje por Axlferrari el Vie 16 Ago 2019 - 9:06

Tomo nota, Bokor.
Saludos.
Axlferrari
Axlferrari

Mensajes : 6844
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.