POESIA

Página 18 de 18. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por Perseide el Mar 30 Mayo 2017 - 12:14

El suicida

No quedará en la noche una estrella.
No quedará la noche.
Moriré y conmigo la suma
del intolerable universo.
Borraré las pirámides, las medallas,
los continentes y las caras.
Borraré la acumulación del pasado.
Haré polvo la historia, polvo el polvo.
Estoy mirando el último poniente.
Oigo el último pájaro.
Lego la nada a nadie.


—Borges—
avatar
Perseide

Mensajes : 12014
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por Joseba el Mar 30 Mayo 2017 - 15:50

salakov escribió:Muy bonitos tus haikus, Joseba.

No es mi estilo favorito el haiku, pero reconozco que los tuyos son evocadores.

Gracias.
avatar
Joseba

Mensajes : 66477
Fecha de inscripción : 02/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Mar 30 Mayo 2017 - 22:52

hi
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Miér 31 Mayo 2017 - 8:54

Resumen

No existe libertad que no conozca,
ni humillación o miedo
a los que no me haya doblegado.
Por eso sé de amor,
por eso no medito el cuerpo que te doy,
por eso cuido tanto las cosas que te digo.


—Luis García Montero—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Jue 1 Jun 2017 - 9:05


Despedida

Yo me voy porque en los "subways" no crecen los bejucos;
porque ya no huele el aire prisionero de las calles
a azafrán, ni a tomillo, ni a hembra en primavera.
Me voy porque a los parques les pusieron mordazas.
Me voy porque aquí ya no se puede reír a carcajadas;
porque los crepúsculos se compran enlatados;
porque agonizaron, inermes, los últimos rebeldes.

Me voy porque hasta los besos se encuentran censurados.
Me voy porque ya ordenaron investigar a la alegría;
porque a los niños les raptaron sus hadas;
porque a los libros los encerraron en la cárcel.
Me voy porque a la muerte la están vendiendo en cápsulas.
Me voy porque a las mujeres les rondaron el sexo;
porque al alcohol le editaron sus sueños;
porque en lugar de saúcos se cultivan barrotes.
Porque soltaron, todos, los diques del pavor.
Me voy porque en las calles tan sólo ríe el miedo.

—Luis Zalamea—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Vie 2 Jun 2017 - 8:59


A mi bella enemiga

No seas vanidosa amor mío
porque para serte franco
tu belleza no es del otro mundo
Pero tampoco es de este.

—Oscar Hahn—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Lun 5 Jun 2017 - 10:37

Vi mi vida extendiendo sus ramas frente a mí como la higuera verde del cuento.

De la punta de cada rama, como si de un grueso higo morado se tratara,
pendía un maravilloso futuro, señalado y rutilante.

Un higo era un marido y un hogar feliz e hijos,
y otro higo era ser una poetisa famosa,
y otro higo era ser una brillante profesora,
y otro higo era Ee Gee, la extraordinaria editora,
y otro higo era Europa y África y Sudamérica,
y otro higo era Constantino y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesiones poco usuales,
y otro higo era una campeona de equipo olímpico de atletismo,
y más allá y por encima de aquellos higos había muchos más higos que no podía identificar claramente.

Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de esa higuera,
muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger.

Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto,
y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme,
los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros


y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.



—Sylvia Plath, La campana de cristal—








avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Mar 6 Jun 2017 - 9:39


El colchón

Ninguno de los dos dijo nada
tras bajar la cama plegable
que estaba empotrada en el armario.
Habían pasado ya varios días pero
el olor aún era extraño: una mezcla
de muerte y desinfectante.
Nos quedamos mirando un rato
la mancha de sangre que había tomado
un untuoso color parduzco. Luego
alguno habló primero y lo sacamos
de allí como pudimos, la puerta parecía
demasiado estrecha, y nosotros
íbamos muy rígidos para no tener
que mirar la mancha desde tan cerca,
ojos y nariz casi tocando la espuma.
Mientras bajábamos las escaleras bromeé
con mi hermano pero los dos sabíamos
que aquel era un trabajo sucio.
Una vez en la calle lo dejamos apoyado
contra el contenedor de basura de enfrente,
asegurándonos de que no quedaba
a la vista la mancha de sangre.
Después nos dimos media vuelta
para no volver a verlo jamás, acaso
alguna vez desde el recuerdo.
Nos sacudimos las manos y aquel día
ya no volvimos a pensar en ese colchón
sobre el que mi padre había partido
hacia el más insólito lugar de todos.


—Nacho Vegas—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por Perseide el Mar 6 Jun 2017 - 23:59

Probablemente, uno de los mejores y más concisos poemas de amor jamás escritos.

Dedicatoria

Si alguna vez la vida te maltrata,
acuérdate de mí,
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.

—Luis García Montero—
avatar
Perseide

Mensajes : 12014
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Miér 7 Jun 2017 - 9:14

Perseide escribió:Probablemente, uno de los mejores y más concisos poemas de amor jamás escritos.

Dedicatoria

Si alguna vez la vida te maltrata,
acuérdate de mí,
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.

—Luis García Montero—


Bonito, pero falso. Todo el mundo se cansa de esperar, incluso Luis García Montero.

Yo lo sé. Giovanni Drogo lo sabía. Oliverio Girondo lo sabía...

_____________________________________________________________

Espera

Esperaba,
esperaba
y todavía
y siempre
esperando,
esperando
con todas las arterias,
con el sacro,
el cansancio,
la esperanza,
la médula;
distendido,
exaltado,
apurando la espera,
por vocación,
por vicio,
sin desmayo,
ni tregua.

¿Para qué extenuarme en alumbrar recuerdos
que son pura ceniza?
Por muy lejos que mire:
la espera ya es conmigo,
y yo estoy con la espera...
escuchando sus ecos,
asomado al paisaje de sus falsas ventanas,
descendiendo sus huecas escaleras de herrumbre,
ante sus chimeneas,
sus muros desolados,
sus rítmicas goteras,
esperando,
esperando,
entregado a esa espera
interminable,
absurda,
voraz,
desesperada.

Sólo yo...
¡Sí!
Yo sólo
sé hasta dónde he esperado,
qué ráfagas de espera arrasaron mis nervios;
con qué ardor,
y qué fiebre
esperé
esperaba,
cada vez con más ansias
de esperar y de espera.

¡Ah! el hartazgo y el hambre de seguir esperando,
de no apartar un gesto de esa espera insaciable,
de vivirla en mis venas,
y respirar en ella la realidad,
el sueño,
el olvido,
el recuerdo;
sin importarme nada,
no saber qué esperaba:
¡siempre haberlo ignorado!;
cada vez más resuelto a prolongar la espera,
y a esperar,
y esperar,
y seguir esperando
con tal de no acercarme
a la aridez inerte,
a la desesperanza
de no esperar ya nada;
de no poder, siquiera,
continuar esperando.


—Oliverio Girondo—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por skydog el Miér 7 Jun 2017 - 9:46

study
avatar
skydog

Mensajes : 938
Fecha de inscripción : 08/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Jue 8 Jun 2017 - 10:25


A favor de las mujeres tontas

las cabezahuecas, las sinseso, las rubias tontas: las adolescentes obstinadas que son demasiado bobas para hacer caso de sus madres:
todas aquellas que tienen la cabeza llena de pájaros,
todas las camareras exuberantes que nos desean un buen día y nos dan mal el cambio mientras se inspeccionan el peinado en el espejo,
todas las que ponen a secar al caniche recién lavado en el microondas,
todas aquellas cuyos novios les dicen que el chicle de clorofila es un anticonceptivo, y que se lo creen;
todas las que se muerden las uñas porque no saben si mear o salir del tiesto,
todas las que no se atreven a pronunciar la palabra “mear”,
todas las que se ríen de buena gana con chistes tontos como éste, aunque no entiendan su significado.


«No viven en el mundo real», nos repetimos afectuosamente: pero ¿qué clase de crítica es ésa?
Si consiguen no vivir en él, mejor para ellas. Nosotros también lo preferiríamos.
Y de hecho no viven en él, porque esas mujeres son pura ficción: una ficción normalmente compuesta por otros, pero a veces incluso por ellas mismas, aunque ni siquiera las mujeres tontas
son tan tontas como fingen ser: fingen por amor.
Los hombres las aman porque hacen que incluso los tontos se sientan listos: las mujeres, por la misma razón,
y porque les recuerdan todas las bobadas que han cometido ellas mismas,
pero sobre todo porque sin ellas no habría historias.


¡No habría historias! ¡No habría historias! ¡Imaginad un mundo sin historias!
Pues eso es exactamente lo que tendríais si todas las mujeres fueran listas.
Las Vírgenes Sabias mantienen los candiles preparados y llenos de aceite, y el novio llega, como es debido, y llama a la puerta principal a la hora de cenar;
ni ruido, ni nueces, ni tampoco historia.
¿Qué puede decirse de las Vírgenes Sabias, esos dechados de sosería?
Se muerden la lengua, piensan lo que van a decir, se cosen su ropa,
alcanzan un gran reconocimiento profesional, lo hacen todo bien y sin esfuerzo.
En cierto sentido son insoportables: no tienen vicios narrativos:
sus sabias sonrisas destilan demasiado conocimiento, saben demasiadas cosas de nosotros y nuestras tonterías.
Sospechamos que albergan un corazón mezquino.
Son demasiado listas, no para su propio bien sino para el nuestro.


Las Vírgenes Bobas, por otro lado, dejan que se les apaguen los candiles:
y cuando el novio aparece y llama al timbre,
ellas están dormidas en la cama, y él tiene que entrar por la ventana;
y la gente grita y tropieza, y las identidades se confunden,
y se dan escenas de persecución, de destrozos, y mucho bullicio satisfactorio:
nada de esto sucedería si a estas chicas no les faltara un hervor.


¡Ah, la Eterna Mujer Tonta! Cómo disfrutamos oyendo hablar de ella:
cuando escucha los falsos cuentos de la plausible serpiente,
y acaba mordiendo una muestra gratuita de la manzana del Árbol del Conocimiento,
ocasionando así el nacimiento de la Teología;
o cuando abre la engañosa caja que contiene todos los males del mundo,
pero es lo bastante imbécil para creer que la Esperanza será una especie de alivio.
Habla con los lobos, sin saber de qué clase de bestias se trata:
«¿Dónde has estado toda mi vida?», preguntan ellos.
«¿Dónde he estado toda mi vida?», replica ella.
¡Lo sabemos! ¡Lo sabemos! ¡Y reconocemos la esencia del lobo cuando la vemos!
«Cuidado », le gritamos en silencio, pensando en todas las reacciones inteligentes que tendríamos si estuviéramos en su lugar.
Pero, atrapada en las páginas blancas, ella no nos oye,
y sigue brincando, y gorjeando, y avanzando inocentemente hacia su destino.
(¡La inocencia! Tal vez ésa sea la clave de la estupidez, nos decimos para nuestros adentros, convencidos de que la perdimos hace ya mucho tiempo.)
Si ella consigue escapar, es gracias a la suerte o al héroe de turno:
esta chica no encontraría la salida ni de una bolsa de plástico.


A veces es de una valentía estúpida; por otro lado,
también puede mostrarse temerosa, pero igualmente imbécil.
Padres incestuosos la persiguen por los conventos en ruinas,
a los que ha sido atraída mediante ardides que no engañarían ni a un cervatillo.
Los ratones la hacen gritar: siente escalofríos y le castañetean los dientes al enfrentarse a las amenazas del mundo.
corre —pero correr implica a las piernas, es un movimiento carente de gracia—, así que, mejor dicho, huye.
Huye despavorida, tomando el camino equivocado en cada recodo,
su pañuelo de seda blanco destaca en la oscuridad, y huimos con ella.
Huérfana y criada por tías mezquinas, elige mal a la hora de contraer matrimonio,
y se ve obligada a esquivar cuerdas, cuchillos, perros enloquecidos, maceteros de piedra que caen de los balcones,
dirigidos contra su cabeza por maridos zalameros y malvados que buscan su dinero y su sangre.
No sintáis lástima por ellas cuando las veáis indefensas, retorciéndose las manos:
el miedo es su armadura.

¡Asumámoslo, ella es nuestra inspiración! ¡La Musa de peluche!
¡Y también es fuente de inspiración para los hombres! ¿Por qué, si no, existen las sagas de héroes,
de divinos poderes, capaces de obras sobrenaturales,
si no es para ser admiradas por mujeres consideradas lo bastante tontas para creérselas?
¿De dónde proceden quinientos años de versos de amor,
sin mencionar esas patéticas y lastimeras baladas que son todo gemidos y escalofríos musicales?
¡Dirigidas a mujeres que son lo bastante tontas para encontrarlas seductoras!
Cuando una mujer encantadora se inclina hasta perder la razón,
haciendo gala de buenas intenciones, de sus ganas de complacer,
y se aprovecha de ella alguien, normalmente famoso, ya sea tonto o inteligente,
ella cae en sus redes, como en las novelas clásicas,
y consigue abrirse paso hacia los titulares, perpleja y llorosa,
y de allí va directa a nuestros corazones.
«¡Te perdonamos!», gritamos. «¡Lo comprendemos! ¡Sigue así un poco más! »


Hypocrite Lecteuse! Ma semblable! Ma soeur!
Rompamos una lanza a favor de las mujeres tontas,
que nos han dado la Literatura.


—Margaret Atwood—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Vie 9 Jun 2017 - 11:42


Conversación con una piedra

Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
Quiero penetrar en tu interior,
echar un vistazo,
respirarte.

—Vete —dice la piedra—.
Estoy herméticamente cerrada.
Incluso hecha añicos,
sería añicos cerrados.
Incluso hecha polvo,
sería polvo cerrado.

Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
Vengo por mera curiosidad.
Sólo la vida permite satisfacerla.
Quisiera pasearme por tu palacio,
y luego visitar una hoja y una gota de agua.
No me queda mucho tiempo.
Mi mortalidad debería ablandarte.

—Soy de piedra —dice la piedra—,
imposible perturbar mi seriedad.
Vete,
no tengo músculos risorios.
Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
Me han dicho que encierras salas enormes y vacías,
nunca vistas y bellas en vano,
mudas, donde nunca han retumbado los pasos de nadie.
Confiésalo: ni tú misma lo sabías.

—Salas enormes y vacías —dice la piedra—.
Pero no hay espacio disponible.
Bellas, quizá, pero no para el gusto
de tus limitados sentidos.
Puedes verme pero nunca catarme.
Mi superficie te da la cara,
pero mi interior te vuelve la espalda.

Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
En ti no busco refugio para la eternidad.
No soy desdichado.
Ni carezco de techo.
Mi mundo merece el regreso.
Quiero entrar y salir con las manos vacías.
La prueba de haber estado en ti
se limitará a mis palabras
en las que nadie creerá.

—No entrarás —dice la piedra—.
Te falta el sentido de la participación.
Y no existe otro sentido que pueda sustituirlo.
Incluso la vista omnividente
te resultará inútil si eres incapaz de participar.
No entrarás; ese sentido, en ti, es sólo deseo,
mero intento, vaga fantasía.

Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
No puedo esperar mil siglos
para entrar en tus paredes.

—Si no crees en mis palabras —dice la piedra—,
acude a la hoja, que te dirá lo mismo que yo,
o a la gota de agua, que te dirá lo mismo que la hoja.
Pregunta también a un cabello de tu cabeza.
Estoy a punto de reír a carcajadas,
de reír como mi naturaleza me impide reír.

Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.

—No tengo puerta —dice la piedra.



—Wislawa Szymborska—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Lun 12 Jun 2017 - 9:06


Verdad


una de las mejores líneas de Lorca
es,
“agonía, siempre
agonía…”
piensa en esto cuando
mates una
cucaracha o
recojas un hoja para
afeitarte
despertando en la mañana
para
enfrentar el
Sol.


—Charles Bukowski—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Mar 13 Jun 2017 - 9:08


Oasis en el instante

Si venís a buscarme
estaré más allá de la tierranada.
Más allá de la tierranada hay un lugar.
Más allá de la tierranada las venas del aire
están llenas de vilanos mensajeros que nos traen noticias
de una flor recién abierta en el arbusto del extremo confín de la tierra.
En la arena hay dibujos de cascos de caballos,
de sutiles jinetes que al alba se dirigieron hacia
las alturas ebrias de la asunción de la amapola.
Más allá de esa tierranada, el guardasol del deseo permanece abierto:
Y cuando la brisa de la sed corre por el fondo de una hoja
se oyen las campanas de la lluvia.
Aquí el hombre está solo
y en su soledad
la sombra de un olmo se extiende hasta la eternidad.
Si venís a buscarme,
venid, pues, lenta y suavemente
para que no se raye
la porcelana de mi soledad.


—Sohrab Sepehrí—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Miér 14 Jun 2017 - 15:09


El séptimo

Si a este mundo te lanzas
mejor que nazcas siete veces.
La primera en una casa en llamas,
otra en una helada inundación,
otra en un manicomio desquiciado,
otra en un campo de trigo maduro,
otra en un claustro vacío,
y otra en un chiquero entre puercos.
Seis bebés berreantes no bastan:
tú mismo debes ser el séptimo.

Cuando debas luchar por sobrevivir
deja que tu enemigo vea siete.
Uno que no trabaja en domingo,
otro que comienza su labor en lunes,
otro que enseña sin que le paguen,
otro que aprendió a nadar ahogándose,
otro que es semilla del bosque
y otro por antepasados salvajes protegidos.
Pero todas sus tretas no bastan:
tú mismo debes ser el séptimo.

Si quieres encontrar mujer
deja que siete hombres la busquen.
Uno que dé su corazón por las palabras,
otro que se ocupe de sí mismo,
otro que diga ser soñador,
otro que pueda sentarla bajo la falda,
otro que sepa de chasquidos y señuelos,
otro que se enreda en su chalina,
deja que la rodeen como moscas:
tú mismo debes ser el séptimo.

Si escribes y te alcanza para hacerlo
deja que siete hombres escriban tu poema.
Uno que levanta pueblos de mármol,
otro nacido en un sueño,
otro que traza el cielo y lo conoce,
otro a quien las palabras llaman por su nombre.
otro que perfeccionó su alma,
otro que disecciona ratas vivas.
Dos son valientes, cuatro son sabios:
tú mismo debes ser el séptimo.

Y si todo ocurre según lo escrito
morirás por siete hombres.
Uno al que mecen y amamantan,
otro prendido a pechos jóvenes y firmes,
otro que arroja platos vacíos,
otro que ayuda a los pobres a vencer,
otro que trabaja hasta quebrarse,
otro embelesado por la luna.
El mundo será tu lápida:
tú mismo debes ser el séptimo.


—Attila Joszef—


avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por Axlferrari el Jue 15 Jun 2017 - 8:27

La prosa poética de Guy Debord en Panegírico :

Spoiler:

So what did I do during that time? I did not try too hard to avoid dangerous encounters; and it is even possible that I cold-bloodedly sought some of them out.


In Italy I was certainly not well thought of by everyone, but I had the good fortune to meet the “sfacciate donne fiorentine” when I lived in Florence, in the Oltrarno district. There was that little Florentine who was so graceful. In the evenings she would cross the river to come to San Frediano. I fell in love very unexpectedly, perhaps because of her beautiful, bitter smile. I told her, in brief: “Do not stay silent, for I come before you as a stranger and a traveller. Grant me some refreshment before I go away and am here no more.” At that time Italy was once again losing its way: it was necessary to regain sufficient distance from its prisons, where those who stayed too long at the revels of Florence ended up.


The young Musset drew attention to himself long ago for his thoughtless question: “Have you seen in Barcelona, an Andalusian with sunburnt breasts?” Well, yes! I’ve had to say ever since 1980. I played my part — and perhaps my greatest part — in the follies of Spain. But it was in another country that that irremediable princess, with her wild beauty and her voice, appeared. “Mira como vengo yo” were the truthful words of the song she sang. That day, we didn’t continue to listen. I loved that Andalusian for a long time. How long? “A period in proportion to our vain and meagre span,” said Pascal.


I even stayed in an inaccessible house surrounded by woods, far from any village, in an extremely sterile, exhausted mountainous region, deep in a deserted Auvergne. I spent several winters there. Snow fell for days on end. The wind piled it up in drifts. Barriers kept it off the road. Despite the exterior walls, snow accumulated in the courtyard. Logs burned in the fireplace.


The house seemed to open directly on to the Milky Way. At night, the nearby stars would shine brilliantly one moment, and the next be extinguished by the passing mist. And so too our conversations and our celebrations, our meetings and our tenacious passions.


It was a land of storms. They would approach noiselessly at first, announced by the brief passage of a wind that slithered through the grass or by a series of sudden flashes on the horizon; then thunder and lightning were unleashed, and we were bombarded for a long while and from every direction, as if in a fortress under seige. Just once, at night, I saw lightning strike near me outside: you could not even see where it had struck; the whole landscape was equally illuminated for one startling instant. Nothing in art has seemed to give me this impression of an irrevocable brilliance, except for the prose that Lautréamont employed in the programmatic exposition that he called Poésies. But nothing else: neither Mallarmé’s blank page, nor Malevich’s white square on a white background, nor even Goya’s last pictures, where black takes over everything, like Saturn devouring his children.


Violent winds, which at any moment could rise from one of three directions, shook the trees. Those on the moors to the north, more dispersed, bent and shook like ships surprised at anchor in an unprotected harbour. The compactly grouped trees that guarded the hill in front of the house supported one another in their resistance, the first rank breaking the west wind’s relentless assault. Farther off, the line of the woods disposed in squares, over the whole half-circle of the hills, evoked the troops arranged in a chessboard pattern in certain eighteenth-century battle scenes. And those almost always vain charges sometimes made a breach, knocking down a rank. Piled-up clouds traversed the sky at a run. A sudden change of wind could also quickly send them into retreat, with other clouds launched in their pursuit.


On calm mornings, there were all the birds of the dawn and the perfect chill of the air, and that dazzling shade of tender green that came over the trees, in the tremulous light of the sun rising before them.

The weeks passed imperceptibly. One day the morning air announced the arrival of autumn. Another time, a great sweetness in the air, a sweetness you could taste, declared, like a quick promise always kept, “the spring breeze.”


In regard to someone who has been, as essentially and continuously as I, a man of streets and cities — one will thus appreciate the degree to which my preferences will not overly falsify my judgements — it should be pointed out that the charm and harmony of these few seasons of grandiose isolation did not escape me. It was a pleasing and impressive solitude. But in truth I was not alone: I was with Alice.


In the midwinter nights of 1988, in the square des Missions Étrangères, an owl would obstinately repeat his calls, fooled perhaps by the unseasonable weather. And this unusual run of encounters with the bird of Minerva, its air of surprise and indignation, did not in the least seem to constitute an allusion to the imprudent conduct or the various aberrations of my life. I have never understood in what way it could have been different, nor how it could have been justified.

Capítulo IV


Texto completo en inglés : http://debordiana.chez.com/english/panegyric.htm#I





No trabajéis nunca (1953)
avatar
Axlferrari

Mensajes : 2166
Fecha de inscripción : 06/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Jue 15 Jun 2017 - 16:47

avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Vie 16 Jun 2017 - 11:52

Water Street

El mundo nos resulta ajeno, inhóspito.
Debiera ser destruido por completo.
Construir un mundo nuevo sin sus ruinas.

Y estrenar una vida diferente.

Pero al pasar el tiempo el nuevo mundo
tampoco hallarán propio nuevos hombres.
También ellos querrán un mundo nuevo.

Mejor fuera destruirlo y no hacer otro.



—José María Fonollosa—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Lun 19 Jun 2017 - 9:51

Esta vez

Estuviste dispuesta a ser herida.
estuviste tentada a descubrir tus espejos
y permitir la posesión de tu secreto.
Estuviste dispuesta a escuchar los presagios
y a departir con las suposiciones y el acaso.
A dar el salto mortal a través de otro espacio
dibujando espejismos en el círculo sellado del destino.
Estuviste propicia a la esperanza.
Estabas preparada.
Pero esta vez tampoco fue posible.


—María Clara González de Urbina—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Mar 20 Jun 2017 - 8:44

Otros


No es que decir te quiero fuera algo extraordinario,
                                              pero te dije te quiero
y tú, y esto sí fue más extraño y hermoso, me respondiste
                                              yo también te quiero.

Y lo raro es que aquellos te quieros de entonces
                                                se repiten todavía,
aunque no sea yo quien lo dice ahora, sino que es otro      
                                               el que te lo dice,

de manera que tú le respondes yo también te quiero.
                                              No sé cómo sucede, pero
también yo se lo digo a otra persona, para que me diga
                                              yo también te quiero.

¿No es acaso triste que no sea yo quien te dice te quiero,
                                              que no seas ya tú quien me lo dice?
Es más, en la mayoría de los casos, no somos ni tú ni yo:
                                              son otras las personas que se aman entre sí.

Como tú y yo nos amamos en un tiempo, cuando lo vivíamos
                                              como si solo fuéramos nosotros,
dichosos recién llegados que repetíamos palabras antiguas
                                              como otros muchos lo harán en el futuro.



—Joseba Sarrionandia—





Beste batzuk

Maite zaitut esatea ez dagauza handirik esatea,
baina maite zaitut esan nizun
eta zuk, eta hau misteriotsuagoa izan zen eta ederragoa,
nik ere maite zaitut erantzun zenidan.

Eta arraroena da orduko maite zaitut haiek
errepikatzen direla oraindik.
Baina gertatzen da ez naizela ni oraingoan, beste batek
esaten dizula maite zaitut,

eta zuk ere beste bati esaten diozula nik ere maite zaitut.
Eta ez dakit zelan, baina
Beste bati esaten diot nik ere, nik ere maite zaitut entzuteko,
errepikez harritu gabe.

Ez al da tristea ez izatea neu maite zaitut esaten dizuna,
ez izatea zeu maite zaitut esaten didana?
Are gehiago, gehienetan ez dugu ez zuk ez nik parterik, beste batzuek
maite dutelako batak bestea,

guk ere maite genuen moduan. Eta dena geurea bakarrik zelakoan
gu, gizajo heldu berriak,
antzinako berbak kopiatzen. Beste askok ere menderik mende
errepikatuko dituztenak etorkizunean.


—Joseba Sarrionandia—

avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Miér 21 Jun 2017 - 14:40

Víspera de quedarse

Todo está preparado: la maleta,
las camisas, los mapas, la fatua esperanza.

Me estoy quitando el polvo de los párpados.
Me he puesto en la solapa
la rosa de los vientos.

Todo está a punto: el mar, el aire, el atlas.

Sólo me falta el cuándo,
el adónde, un cuaderno de bitácora,
cartas de marear, vientos propicios,
valor y alguien que sepa
quererme como no me quiero yo.

El barco que no existe, la mirada,
los peligros, las manos del asombro,
el hilo umbilical del horizonte
que subraya estos versos suspensivos…

Todo está preparado: en serio, en vano.


—Juan Vicente Piqueras—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Jue 22 Jun 2017 - 9:34



avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por salakov el Vie 23 Jun 2017 - 10:25


Inquietud

¡No, no te acerques! Quiero desde lejos
quererte y desear tus dos ojos.
Porque la felicidad es bella sólo mientras se espera
mientras sólo un atisbo da.

¡No, no te acerques! Tienen más cariño
esta dulce inquietud, espera y miedo.
Todo es más lindo hasta donde uno lo busca,
y lo que conocemos sólo por intuición.

¡No, no te acerques! ¿A qué viene eso y para qué?
Tan sólo de lejos todo brilla como una estrella,
desde lejos solamente admiramos todo.
¡No, que no se me acerquen tus dos ojos!


—Desanka Maksimovic—
avatar
salakov

Mensajes : 3766
Fecha de inscripción : 04/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: POESIA

Mensaje por Rikileaks el Vie 23 Jun 2017 - 10:26

Yo me voy a la izquierda
Yo me voy a la izquierda
Yo me voy a la izquierda
Ustedes se van a la m...
avatar
Rikileaks

Mensajes : 27466
Fecha de inscripción : 17/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Página 18 de 18. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.